ID-10077826_optEl tiempo pasa. Los conceptos, procesos y métodos que en su día fueron novedosos dejan de serlo… Y, mientras, numerosas organizaciones confían aún en que el sentido cíclico de modas y fórmulas hagan innecesario un cambio para el que no tienen preparación, ni voluntad.

La tecnología solo facilita los cambios. No tiene la posibilidad de cambiar mentalidades ni actitudes.

Por ello, si hablamos de transformación digital deberíamos referirnos a una cultura, una visión, una forma de hacer las cosas que tiene que ver con los flujos de información y comunicación, con estrategias de colaboración, con desaprender y adquirir nuevas dinámicas, nuevas visiones.

Es mucho más fácil de enunciar que de realizar, por supuesto. Pero como se suele comentar en comunicación de crisis, el primer paso para resolver un problema es ser consciente de que se tiene.

Las buenas noticias son que muchos de los aspectos que incluye esta digitalización tienen que ver con la humanización de las empresas, con la vuelta a una serie de valores que nunca deberíamos haber perdido: cercanía, diálogo, colaboración… Y que deben tener en las personas (empleados y clientes, en primer lugar) su punto central de referencia.

En este sentido, Brian Solis propone el modelo OPPOSITE para afrontar un proceso de transformación digital:

1. Orientation: Establecer una nueva perspectiva para el cambio

2. People: Entender los valores, expectativas y conducta de los clientes

3. Processes: Evaluar y actualizar las infraestructuras, la tecnología, los procesos y las políticas que apoyan el cambio

4. Objectives: Definir el propósito del cambio y alinear a todos tus públicos en este camino

5. Structure: Formar un equipo digital con un papel, responsabilidad, objetivos… claramente definidos

6. Insights & Intent: Recopilar datos y aplicar los conocimientos hacia una estrategia que nos ayude en la evolución digital

7. Technology: Reevaluar los sistemas y dirigirlos a una mejora de la experiencia del cliente y el empleado

8. Execution: Desarrollar, aprender y adaptarse para dirigir el proceso de transformación digital

Por desgracia, o por fortuna, el mundo, la realidad, no se va a detener porque tú no decidas subirte a él.

Quizá deberíamos ir planteándonoslo.

Para saber más:

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido