Las redes sociales están en la revolución, no son la revolución

Imagen extraída del twitt de @danielkaar: RT @fpiccato: Egipto 2.0 http://bit.ly/g8H2iN

En las últimas semanas he tenido ocasión de leer -casi tanto por obligación, para preparar mis clases de Relaciones Internacionales sobre El Magreb y el mundo árabe, como por devoción- múltiples análisis sobre las causas y las consecuencias de las revoluciones de Túnez y Egipto, de momento.

En muchos de ellos aparecía reflejado el entorno de las redes sociales casi como desencadenante y líder supremo de la revolución.

Las causas, a mi juicio, de las revueltas de Túnez y Egipto son bastante claras:

  • La frustración en el plano económico (ausencia de mejoras en el nivel de vida, falta absoluta de perspectivas, elevado desempleo y subempleo, primacía del nepotismo frente a la formación…), político (regímenes despóticos, falta absoluta de democracia y represión de cualquier idea opositora, ya viniera de partidos laicos o religiosos, corrupción, opacidad…) y social (ausencia de derechos civiles y libertades, de una prensa libre, restricción de acceso a internet…).
  • Una sensación de desamparo que con el transcurso de los años ha pasado del abandono externo (por las herencias coloniales y el apoyo occidental a estos regímenes) a la humillación interna (por la situación que la población vivía de la mano de sus propios dirigentes).

Con todos estos ingredientes, las redes sociales han jugado un papel destacado pero secundario, más si tenemos en cuenta el grado de penetración de Internet en estos países [Túnez (34%), Egipto (21%), frente a España (62%)].

Se repite, desde mi punto de vista, la distorsión que acompaña a los fenómenos nuevos (en este caso ya no tanto) y cuyo crecimiento ha sido exponencial en muy poco tiempo: que desconciertan, aunque sea temporalmente, casi por igual a los que los viven desde dentro y desde fuera.

En cualquier caso, para poder extraer conclusiones y formarse una opinión, me voy a permitir compartir varios artículos y reflexiones:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.