La realidad aumentada de las redes sociales

Leía esta semana en el blog de Eduard Punset un artículo sobre la supuesta incapacidad hispánica para escuchar y nuestro afán por hablar y hablar sin dar pie a nuestro interlocutor.

Me gustaría añadir otro de nuestros grandes defectos nacionales, la hipérbole, la exageración ante cualquier fenómeno ya sea para minimizar o denostar sus efectos o, por el contrario, para elevar a los altares de la gloria, aunque sea efímera, a cualquiera.

La percepción de la magnitud e importancia de las redes sociales varía considerablemente dependiendo de si el análisis se realiza desde dentro o desde fuera


Este fenómeno es muy corriente ante cualquier novedad y, en este sentido, las redes sociales y el llamado universo 2.0 no iban a ser una excepción. En este caso, se da además la circunstancia de que los que estamos dentro los consideramos como el centro de cualquier estrategia, ya sea de comunicación,
marketing, innovación… Mientras, el resto del universo real -que no nos engañemos sigue siendo una mayoría aplastantante- ni lo considera.

Esta semana se han publicado varios informes de cómo se gestionan los recursos humanos (la contratación de personal, en plata) y cómo las redes sociales han variado hábitos de empresas y candidatos.

Aquí la hipérbole se queda escasa para describir la realidad. La primera referencia es una entrevista que publicó La Vanguardia el pasado domingo. En ella se puede leer el titular: «El candidato que no está en las redes sociales es invisible». Hasta ahí, correcto. Pero si profundizamos en el texto se puede leer: «En España la estrategia de reclutamiento basada en herramientas 2.0 aún está por debajo del 10%».

Personalmente, que como decía aquél no era de los más listos de mi clase, podría llegar a la conclusión de que más del 90% de las oportunidades laborales actuales son para gente invisible.

En este mismo sentido, Addeco Training publicaba una encuesta -que he podido consultar en edirectivos– donde como conclusión se indica que el 80% de los responsables de formación afirma que las herramientas 2.0 serán sus aliadas en el futuro pero que, en la actualidad, menos de un 15% las emplean.

¿Qué necesidad hay, pues, de ser visible? o dicho de otro modo ¿es imprescindible estar presente en las redes sociales para encontrar un empleo? A tenor de los datos, parece que no. Y sin embargo parece que muchos se empeñan en lo contrario.

Creo que el futuro nos marca indefectiblemente este camino. Pero demos tiempo al tiempo y describamos los fenómenos con el máximo apego a la realidad. No por mucho anunciar algo va a terminar llegando antes, ¿o sí?

4 Comentarios

  • Anonymous
    Posted 07 marzo 2011 14:11

    y sí, de ahí que se hable de «profecía autocumplida», de tanto pronosticar algo se van creando las condiciones psicológicas y materiales para que ocurra

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 07 marzo 2011 16:32

    Habrá que ver, en cualquier caso, si termina cumpliéndose y, sobre todo, en qué plazo.

    En mi opinión, creo que el camino actual conduce a la meta pero sobre la velocidad del vehículo en el que nos encontramos no estoy tan seguro (y menos ahora con la reducción a 110 km/h) 😉

    Gracias por el comentario. Un saludo

  • Jose Mª Enríquez
    Posted 02 enero 2012 09:34

    Hola,

    Por el momento creo que hay bastante de «profecía autocumplida» como apuntaba el primer comentario.
    Actualmente, la realidad de la calle en lo que se refiere a las pequeñas empresas (especialidad de la casa) sería más o menos esta:

    http://www.josemariaenriquez.com/2011/11/pensando-en-redes-sociales.html

    Saludos!!

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 06 enero 2012 23:17

    Muchas gracias José María por el comentario, por el enlace y, cómo no, por hacerte visible desde el anonimato inicial.

    Gracias de nuevo. Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.