La comunicación de crisis ya no existe. O, al menos, debería de haber dejado de ser relevante como especialidad de la comunicación corporativa.

Hoy, por imperativo social, toda la comunicación es crítica:

Crisis: cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados, RAE

Y precisamente por eso, sin que sea una contrasentido, el papel de los profesionales de la comunicación, como garantes de la reputación de marcas, empresas e incluso personas, es más necesario que nunca.

El profesional de la #comunicación, como garante de la reputación, es más necesario que nunca Clic para tuitear

Y si no lo ves claro, piensa en empresas como compañías aéreas, de telecomunicaciones, de gran consumo… por no hablar de políticos.

Porque la capacidad de comunicación, de llegar casi sin filtros a públicos cada día mayores, se ha democratizado, pero los conocimientos y la experiencia necesarios para utilizarla de acuerdo a una estrategia, intereses y fines, aún no!

Afortunadamente 😉

Y no conviene acudir al profesional cuando la crisis ya ha estallado, sino mucho antes.

Un buen profesional invertirá en prevención, como sólido dique ante posibles problemas. Y existen algunos materiales que son imprescindibles en la construcción de nuestra reputación: unos valores, unos principios éticos sólidos vinculados a la cultura corporativa, y una dosis suficiente de transparencia para que permitir que todos                 -conozcan o no nuestra realidad- puedan corroborarlos.

Porque en una época como la actual, donde la incertidumbre y la velocidad van casi siempre de la mano, es el mejor momento para apostar por el sosiego y la perspectiva que siempre nos ofrece la estrategia.

En época de incertidumbre y velocidad, es momento de apostar por sosiego, estrategia y #comunicación Clic para tuitear

Y quién mejor para liderarla que un experto en crisis, como el profesional de la comunicación!

——————–

Enlaces relacionados:

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

3 Comentarios

  • GREGORIO RIVAS SILVA
    Posted 23 marzo 2017 21:11

    El concepto de crisis, que entre la RAE y tú dejáis claramente asentado, frente a tantas cruces que se le imputan tiene también su cara: filtrar simples apariencias, ‘netear’. Algo que permite reconocer lo útil y necesario para seguir adelante. Connota cambio, es cierto, pero frecuentemente concebido como adecuación, también en comunicación.

    El universo en que vivimos es imposible sin comunicarnos y, claro, si media interés en esa comunicación, la eficacia que permiten los auténticos profesionales es imprescindible. Eso es obvio especialmente hoy, cuando la tipología de receptores se amplía facilitada por el medio online, que además frecuentemente hace coincidir varios tipos de receptor en un mismo sujeto. Profesionales que distinguen, planifican, identifican objetivos posibles, miden y corrigen tácticas para la adecuación. Profesionales que permiten no destinar el esfuerzo a ruido que no comunica.

    Gracias por insistir en lo que tantas veces se da por supuesto.

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 23 marzo 2017 22:57

      En muchas ocasiones, obviamos o no vemos con suficiente perspectiva precisamente aquello que tenemos muy cerca.

      A veces me da la sensación de escribir sobre cosas tan obvias que no merecería reparar en ellas, pero luego tienes la oportunidad de ver la realidad de muchas empresas e instituciones y te das cuenta de que toda apología de la comunicación, con mayúsculas, es necesaria, casi imprescindible.

      Muchas gracias por tu interés y por el comentario, Gregorio!

  • GREGORIO RIVAS SILVA
    Posted 24 marzo 2017 19:30

    Cierto. Solo hace falta contrastar la realidad de las empresas e instituciones que mencionas con sus comunicaciones para comprobar hasta qué punto subestiman a sus públicos ¿Tendrán claro qué significa reputación y hasta qué punto su maltrato puede abortar estrategias puntuales más "prácticas"?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido