ID-100175621_opt

Parece claro que la comunicación interna (CI) está viviendo una segunda juventud.

Sin estar plenamente consolidada en nuestras empresas y pese a sentirse arrinconada en el interés institucional respecto al entorno digital, la tendencia parece clara. Cualquier observador mínimamente atento valorará que cada vez hay más ruido en torno a la comunicación interna: oferta formativa, experiencias de éxito que se comparten, organizaciones que refuerzan sus acciones en este ámbito o se inician en él…

Y esto son indudablemente buenas noticias. Y más si se tiene en cuenta el nivel del que se parte 😉

Dos estudios recientes corroboran el interés creciente por la comunicación y ponen de manifiesto su grado de desarrollo.

El primero forma parte del libro La comunicación interna en la Administración Pública española, editado por el INAP en 2015 y que sinceramente recomiendo. Ofrece una radiografía del uso de la comunicación interna en el entorno público, a la vez que plantea un manual básico para su uso.

  • De los 258 formularios que se remitieron a organizaciones públicas solo se respondieron 54, lo que sesga notablemente los resultados: falta de interés por la cuestión y carencia de medios o actividad en este ámbito.
  • Solo la mitad de estas instituciones tienen un departamento que, de alguna manera, se ocupa de la CI.
  • El 62 % no tienen un plan de CI. Casi un oxímoron.

If you don’t know where you are going, you’ll end up someplace else, Yogi Berra

Si no sabes dónde vas, terminarás en cualquier sitio

  • Ni presupuesto específico para acciones encaminadas a mejorarla
  • Las herramientas que se utilizan en mayor medida son: circulares (en papel), tablón de anuncios, revistas (en papel) y buzón de sugerencias. Y, por supuesto, el correo electrónico como estrella destacada y cuyo (mal) uso y abuso conducen a un factor tóxico más
  • Las intranets que existen, más que un espacio de comunicación, son únicamente un depósito de información
  • Ni rastro de grupos de mensajería instantánea, chats internos, redes sociales corporativas, archivos en la nube, blogs de empleados, ludificiación (gamificación)…

En resumen: las mismas herramientas que hace 10-15 años para una comunicación que demanda, exige, nuevas fórmulas.

Las conclusiones del estudio puedes leerlas en este artículo de Cecilia Nicolini, uno de los autores del libro.

El segundo estudio es internacional, de 2014, y analiza el papel de la comunicación interna en más de 500 empresas, de diversos tamaños y sectores. Algunas de sus conclusiones son:

  • El 70 % de los profesionales afirman que la estrategia de comunicación está alineada con la estrategia de la empresa. [Habría que verlo, añado]
  • Solo el 16 % está satisfecho con la capacidad para medir la efectividad de la CI
  • Menos de la mitad cree que sus equipos tienen las habilidades digitales necesarias para el ejercicio profesional
  • Las tres herramientas más utilizadas son la intranet, el correo electrónico y la comunicación de los líderes
  • Y tanto el personal (25 %) como el presupuesto (23 %) se estima que aumentarán en el plazo de un año

El informe completo puedes consultarlo aquí.

Ojalá que estas expectativas se cumplan. Muchas empresas lo agradecerán, incluso algunas que aún lo ignoran 😉

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido