La incertidumbre obliga a la sinceridad extrema, a transparentar dudas y temores. La mejor manera de dar seguridad, hoy, es con transparencia, Antoni Gutiérrez-Rubí

Ya ni siquiera importa lo que pienses. La sociedad actual demanda transparencia, y si no se la ofreces…

Da igual lo que pienses. Ante las preguntas de la sociedad actual, la transparencia es la mejor respuesta Clic para tuitear

Tradicionalmente, la información se ha considerado poder. Por eso, atesorarla era la garantía de una persona o institución poderosas.

El poder se ha basado en el control de la información y la comunicación, Manuel Castells

En pleno siglo XXI, para los que aún no se hayan dado cuenta, ocurre justo lo contrario.

La información adquiere su fuerza, interés… y poder, en la medida en la que se comparte, en la que se ofrece a otros.

De hecho, una excelente fórmula para luchar contra los rumores (en comunicación interna) o las fake news (en comunicación externa) es favorecer que la comunicación (transparente, honesta, sincera) fluya por y desde las organizaciones.

Una excelente fórmula para luchar contra los rumores (comunicación interna) o las fake news (comunicación externa) es favorecer que la #comunicación (transparente, honesta, sincera) fluya por y desde las organizaciones Clic para tuitear

[Con respecto a las fake news] Lo que ha cambiado es que ya no son monopolio exclusivo del poder político o los grupos mediáticos, sino que hoy por hoy cualquiera puede mentir con cierto nivel de repercusión. Y este «intrusismo» en el ámbito de la manipulación mediática está descolocando a los que hasta ahora la ejercían sin competencia alguna, Marcos de Quinto

Si aún sigues pensando en que abrir las organizaciones a la sociedad, solo puede traer problemas, no tienes motivo de preocupación: tanto sus paredes como sus techos son ya de cristal.

Seas o no transparente, ya no puedes escapar del escrutinio público.

La verdad siempre está ahí, la veamos o no, la elijamos o no. A la verdad no le importa lo que necesitamos, no le importan los gobiernos, ni las ideologías, ni las religiones. Nos esperará eternamente.

(…) Antes tenía el precio de la verdad, ahora solo me pregunto cuál es el precio de la mentira.

Chernobyl


Fotografía: Pexels

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.