El 45% de los usuarios abandona una noticia en los primeros 15 segundos.

El dato, compartido recientemente en LinkedIn por Juan M. Zafra, evidencia que la sencillez ha pasado de opción a obligación, en todos los ámbitos.

Ya no tiene sentido maquillar nuestro desconocimiento o falta de ideas con discursos profusos, enrevesados e innecesariamente extensos. Antes no nos entendían, ahora ni siquiera te van a escuchar.

Por poner un ejemplo, en el ámbito laboral, particularmente en España, siempre hemos sido muy partidarios de estar, en ocasiones más que de hacer. Independientemente de tu productividad, de tu capacidad para sacar adelante los proyectos…, lo importante es cumplir determinada jornada, en determinado lugar, fichar a tu hora y hacer acto de presencia.

Hoy no solo ha dejado de tener sentido sino que el ahorro y los beneficios que conlleva cambiar de hábitos compensan ampliamente cualquier reticencia. 

En comunicación, un aspecto básico a la hora de elegir un colaborador, empleado, consultor o agencia debería ser el factor tiempo. No solo que me lo ahorre, sino que no me lo haga perder.

Canales fluidos, comunicación y atención continuas garantizan, siempre, el éxito.

En política, sin embargo, seguimos moviéndonos en otro siglo.

Divagar es un arte. Cada vez más inútil pero continuamente practicado por cualquiera que se dedique a la gestión pública.

Ponerse a hablar durante horas es relativamente sencillo (digas lo que digas, apenas se va a reparar en tus argumentos). Lo difícil es presentarse ante una comparecencia o entrevista con las ideas claras, los argumentos pulidos y trasladarlos sin ambages, de un modo claro y directo.

Inventarse términos, utilizar eufemismos para enmascarar una realidad que no nos gusta o plantear escenarios que solo están en nuestra cabeza no es el camino.

Tal y como nos ha demostrado la ciencia, convencer y persuadir tiene su dificultad. Si no nos planteamos determinados hábitos, es imposible.


Fuente de la fotografía: Unsplash

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.