El dinero no da la felicidad ni mejora la motivación

El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia, Woody Allen

Bromas aparte, hace ya mucho tiempo que quedó demostrado que el dinero dejó de ser la solución mágica a determinados problemas.

Hace años se consideraba -por ejemplo- que la clave para favorecer la motivación en el entorno empresarial se basaba en tres puntos básicos: dinero, dinero y dinero.

Hoy sabemos que no es cierto. Con la motivación ocurre como con nuestra felicidad, la riqueza no nos conduce directamente a ella.

La motivación intrínseca, esa fuerza motriz que nos impulsa a disfrutar de lo que hacemos, es sin duda la mejor fórmula.

Y en este entorno, el control -del que aún son tan partidarias las empresas- es una mala receta. Los seres humanos respondemos mucho mejor al aprecio y al reconocimiento sincero que a los intentos perennes de supervisar nuestra labor.

Por eso sorprende tanto ese interés enfermizo en abandonar los aspectos positivos del teletrabajo en favor de una presencialidad que solo encierra frustración y pérdida de motivación.

Además, ese afán de medir el tiempo en el que estamos en el trabajo puede funcionar en labores manuales, muy mecanizadas (esas que pronto desaparecerán por la llegada de las máquinas), como una cadena de montaje de piezas.

Pero cómo controlamos, medimos y valoramos el trabajo en un laboratorio de investigación o en un hospital. Qué baremo utilizaremos para apreciar el trato que ofrecemos a los demás y los resultados que obtenemos.

Si sigues creyendo que el control es la solución, no solo estás equivocado sino que perpetúas la desigualdad, desincentivas la motivación y empobreces a tu propia empresa.

Apuesta por la innovación, favorece el talento, motiva a tus empleados… Y podrás olvidarte de controlarlos.


 

Artículo inspirado en: El ser humano se esfuerza más si lo aprecias que si lo vigilas, entrevista a Samuel Bowles en La Vanguardia

Ilustración: Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.