Hace ya 6 años que colaboro con José Miguel García Prados y sus clases de comunicación, dentro del ciclo formativo de Formación Profesional de Administración y Finanzas que imparte en el IES Cartuja de Granada (España).

Desde el principio me pareció una excelente iniciativa, ya que los alumnos tienen la oportunidad de conocer y charlar con distintos profesionales y obtener una visión muy diferente a la habitual, demasiado centrada en los aspectos teóricos de la comunicación.

Este año, además de la colaboración habitual en Twitter (con una actividad que implica la lectura de algunos textos previos y una cierta conversación sobre ellos, con la etiqueta #CyACartuja), José Miguel me pidió ofrecer una pequeña charla sobre comunicación interna.

No pude negarme, además sobre comunicación interna es necesaria aún mucha apología .

El resultado de las dos charlas es la breve presentación que tienes a continuación:

 

Los aspectos más destacados de la misma inciden entre la enorme diferencia aún existente entre las buenas prácticas, que nos dicta la ciencia y la experiencia, y la realidad.

Existe un desajuste innegable entre lo que la ciencia sabe y lo que las empresas hacen, Daniel H. Pink

Porque lo habitual, por desgracia, son entornos laborales donde los empleados no son felices (solo un 30 % afirma serlo), el trabajo es fuente de estrés y donde los lunes son una desgracia casi divina, según revela esta encuesta.

Frente a ello, limitarlo todo a las condiciones económicas es un error. Una remuneración justa y proporcionada es fundamental pero la motivación va mucho más allá de los factores extrínsecos y pasa básicamente por tres elementos intrínsecos:

  • Autonomía, la capacidad de dirigirnos a nosotros mismos, ser autónomos, resolver problemas, sentirnos útiles…
  • Dominio, el sentimiento que nos da la formación y la experiencia sobre nuestra capacidad para gestionar nuestras responsabilidades y obtener resultados.
  • Finalidad, el propósito de nuestro trabajo, los valores que conlleva, el porqué de lo que hacemos.

La motivación intrínseca basada en el placer de lo que hacemos es el impulso más fuerte

Conviene recordar, siempre, la influencia, casi mágica, que la comunicación interna tiene sobre muchos aspectos empresariales:

6 cosas que no sabías que pueden mejorar con una buena comunicación interna

 

Y para terminar, dos ejemplos de cómo innovar en gestión y apoyarse en la comunicación interna para lograr tus objetivos.

El primero es de la empresa Zappos, cuya excepcional forma de hacer las cosas pasaba -por ejemplo- por utilizar el propio servicio de atención al cliente de la empresa para localizar un local de comida a domicilio o un incentivo de 2 000 dólares por abandonar la empresa si tras el periodo de formación no estabas muy convencido de continuar.

El segundo es de la empresa de videojuegos Valve y nos muestra cómo es posible incentivar los errores para fortalecer la creatividad o cómo es básico apostar por la autonomía frente al modelo jerárquico que aún vemos en la mayoría de las empresas.

Si eres una empresa de entretenimiento que trata de contratar a las personas más inteligentes, innovadoras y talentosas, no puedes sentarlas en una mesa y decirles lo que tienen que haceR. O sí, pero acabarás con el 99 % de su valor

Por no hablar de esta perfecta definición de las horas extraordinarias, fuera de ocasiones excepcionales: La mayor parte del trabajo extraordinario indica un error en la planificación o en la comunicación. Y si ocurre, es algo que necesitamos valorar y corregir.

Porque es un error elegir entre personas y resultados, solo se llega a los resultados a través de las personas (Santiago Vázquez).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.