La mayor parte del tráfico que recibe este blog proviene de los buscadores, y en concreto de Google.

En España su cuota de mercado está en torno al 95%. Utilizarlo con agilidad para encontrar lo que buscamos, con la mayor eficacia y en el menor tiempo posibles, es –por tanto- casi obligado.

A continuación, quisiera compartir algunos pequeños trucos que he ido aprendiendo junto con varias lecturas que amplían enormemente nuestras posibilidades de hacerlo correctamente:

Entrecomillar las palabras para indicar frases exactas

Muy útil para cualquier tipo de búsqueda porque permite acotar los resultados. Prueba con tu nombre. En mi caso, sin comillas aparecen 69.000 resultados y entrecomillado, 36.000. Un primer y notable avance.

Es especialmente interesante, por ejemplo, para confirmar la autoría o el contenido exacto de una cita. Imagina que solo recuerdas parte: «para el barco que no sabe dónde va»; si la introduces en Google Books, descubrirás el texto completo y su autor.

Reducir aún más los resultados con el signo –

Si hacemos una búsqueda y a continuación añadimos el signo –, pegado al segundo término de la palabra, reduciremos los resultados.

Y ampliarlos, con el signo +

[Ejemplo extraído del segundo de los enlaces compartidos al pie:

Si buscamos información sobre el Samsung Galaxy III de esta manera: Galaxy S3

Resulta que los resultados están “contaminados” de comparativas con el iPhone, las cuales no te interesan en absoluto porque tienes claro que te quieres comprar el S3. Pero además, quieres enterarte de posibles precios.

Pues es tan fácil como excluir los resultados en los que aparezca la palabra iPhone y forzar que aparezca la palabra “precios” con esta búsqueda: Galaxy S3 –phone +precios]

Buscar dentro de una web con site:

Por ejemplo, si recuerdo haber citado a Mark Twain en una entrada del blog pero ignoro exactamente cuándo y en qué artículo, basta con teclear: site:lmdiaz.com Mark Twain

Y excluir los resultados de una web -site

En sentido inverso, si tecleamos -site excluimos los resultados de dicha página.

El traductor de Google, imprescindible.

No nos sirve como traducción jurada pero nos permite hacernos una idea bastante aproximada.

Google ofrece el acceso casi instantáneo a multitud de informaciones básicas, a través de sus búsquedas directas. Algunos ejemplos:

O permite realizar conversiones de medidas, monedas… y cálculos matemáticos en un solo clic:

Y por último, una referencia al apartado de Imágenes, poco utilizado en mi caso pero con enormes posibilidades.

Recientemente, tras un accidente familiar, buscaba el modelo de un peluche que había adquirido hace mucho tiempo. No tenía ni etiquetas, ni facturas… Le hice una foto y la subí… Me dí cuenta de que ya no lo fabricaban 🙁

Incluso en este caso, obtuve la confirmación, en unos segundos, de que mi búsqueda era inútil.

Puedes descubrir otros muchos trucos en los siguientes enlaces:


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.