Noquea a tu lector. Claves para que tu comunicación sea un éxito

  • KISS: Keep It Short and Simple. En español: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Baltasar Gracián.

En la mayoría de las ocasiones, y especialmente en comunicación, menos es más; o como explica Frank Luntz: “Lo pequeño gana a lo grande, lo corto a lo largo y lo sencillo a lo complejo”.
En este sentido, olvidemos el lenguaje técnico, los eufemismos sin sentido, los barbarismos…
  • Elige con precisión cada palabra
Especialmente en un idioma tan rico como el español, la elección de la palabra adecuada puede añadir expresividad y música a cada frase.
Una regla que adquiere todo su significado cuando armamos un titular o una entradilla.
  • El inicio y el final, claves
Comienza con un bang y finaliza con un boom.
Las primeras líneas de un texto o un discurso son donde nos jugamos la atención de nuestro público.
En muchas ocasiones, especialmente en artículos de prensa o blogs, no hay una segunda oportunidad: o enganchas al lector o lo dejas ir.
    Si hemos logrado que nuestro lector llegue hasta el final y nuestro público haya seguido con cierto interés nuestra charla, las últimas palabras adquieren una importancia capital. Aprovéchalas para reiterar tu mensaje clave y hacerlo inolvidable (aunque sea por unos instantes).   
  • El texto debe tener su ritmo interno

 

Las palabras, las frases, los párrafos deben fluir con un propósito previamente trazado.
Si no tienes mucha práctica o te cuesta escribir, haz un esquema previo, diseña en tu cabeza (mucho mejor en un papel) qué quieres decir y cómo lo vas a hacer.
A partir de ahí, todo es cuestión de práctica.
  • Utiliza los párrafos para expresar ideas, solo una cada vez; como deberíamos hacer en los correos electrónicos
Y muéstralas del modo más breve y sencillo posible.
¡Y que corra el aire! El blanco es un color que favorece enormemente la escritura… y qué decir de la lectura. Nada de párrafos de 10 líneas, usa (y abusa de) los puntos y aparte y juega con la longitud de las frases.

  • Escribe, deja reposar lo que has escrito y vuélvelo a leer con ojos nuevos
El primer borrador no suele ser el definitivo, casi nunca lo es. Así que, escribe, corrige, reescribe y cuando creas que el texto está perfecto, déjalo reposar.
 Si la urgencia te lo permite, cuanto más mejor. La mayor garantía es enfrentarse a un texto que has escrito hace tiempo. Lo verás con ojos nuevos y descubrirás matices (y errores) que nunca antes habías percibido, como si lo hubiera escrito otra persona.
Si el tiempo apremia, siempre es conveniente que una persona en la que confíes lo lea (también puedes hacerlo tú mismo en voz alta).
Otras entradas relacionadas, en este mismo blog:

2 Comentarios

  • Mónica Londoño – ML Comunicación eficiente
    Posted 06 julio 2012 16:39

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 07 julio 2012 21:52

      Me voy a permitir Mónica recuperar el comentario que, tal y como me comentaste, borraste por error.

      «Me encantó la entrada, no porque dijera cosas que no sé, sino porque me recuerda lo que sé que debo hacer pero en realidad a veces no lo hago, como dejar reposar y volver a leer. Muchas veces la urgencia del momento y la misma dinámica laboral no lo permite, sin embargo debo planear un poco más mi tiempo y tratar de que se pueda realizar esta revisión. Me gusta además porque lo puedo compartir con personas de todas las disciplinas, ya que en la dimensión comunicativa todos solemos pensar que lo hacemos bien, sin embargo unos consejos no vienen mal, menos aún para aquellos amigos y compañeros que trabajan en la rama científica, quienes deben elaborar artículos científicos y optimizar lenguaje y de redacción poco saben, lo cual dificulta mucho su trabajo. La ventaja de entradas tipo items o indicaciones es que se leen fácilmente y resultan de interés. Gracias por los consejos».

      Gracias a ti Mónica por tu interés, por tus palabras y por el comentario.

      Un cordial saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.