El rendimiento pasado no garantiza resultados futuros

La actual revolución que vivimos tiene un impacto directo en nuestras vidas. Y dada su magnitud, habitualmente suele provocar -como sentimiento inicial- miedo.

En comunicación, especialmente, los cambios se suceden sin demasiado tiempo para asimilarlos y los temores se acrecientan ante un entorno que se vislumbra completamente nuevo, en apenas unos años.

Para hacerle frente es imprescindible cierto grado de conocimientos y experiencia; pero se requiere inexcusablemente una actitud favorable al cambio.

En comunicación, y más en el entorno actual, la actitud es mucho más importante que los conocimientos

En #comunicación, y más en el entorno actual, la actitud es mucho más importante que los conocimientos Clic para tuitear

Nuestra preocupación debería dirigirse no a lamentar los cambios (inevitables, los queramos o no) sino a prepararnos para ellos.

A plantearnos cómo vamos a reaccionar los profesionales de la comunicación frente a una labor que nos exigirá nuevas formas de hacer las cosas, nuevos escenarios, nuevas fórmulas.

Incluso a nivel interno, la comunicación también debería convertirse en la principal apologista de los cambios. Nos va la supervivencia en ello.

La #comunicación debería convertirse en la principal apologista de los cambios que vivimos. Nos va la supervivencia en ello. Clic para tuitear

Deberíamos ser capaces de abanderar los cambios, al menos de seguirlos en paralelo, pero nunca de ser un obstáculo.

Serán precisas nuevas competencias, y en la medida que el entorno laboral cambie nosotros tendremos que cambiar con él.

Get learning, or stay analog [out], Volkman Denner

Una reflexión individual que debería nacer del convencimiento y que se centre en cómo lo vamos a hacer, no en si es pertinente que lo hagamos.

Si nos lo seguimos planteando, ya hemos comenzado a perder.


Artículo relacionado: 

New people capacities for the digital age, IE University

Fuente de la imagen: Unsplash 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.