Las empresas no son ONG, pero cada día deben obrar más como si lo fueran.

El beneficio económico sigue siendo –lógicamente- su fin, pero ya no es el único.

Los accionistas son mimados pero comienzan a compartir atenciones con empleados y hasta clientes.

Hemos de convertir a los trabajadores en accionistas morales de la empresa, Stephen R. Covey

Y no se trata de un ataque repentino de responsabilidad social y altruismo empresarial. Se debe a un cambio en las demandas de ciudadanos (y clientes), a un giro en las necesidades de la sociedad.

Una corriente creciente, ya imparable, a la que se cada día se unen más empresas. De hecho, explicaba Enrique Dans recientemente cómo la Business Roundtable, el grupo de presión empresarial más importante de Estados Unidos, ha aprobado un documento que incluye esta visión e indica que el beneficio de los accionistas -tradicionalmente considerado como el propósito casi exclusivo de las empresas- debe complementarse con un interés por el resto de públicos y por una contribución a un mundo mejor.

En esta misma línea, y vinculado directamente con el ámbito de la comunicación, hace ya bastantes años en un curso al que asistí en la Universidad Carlos III, el docente -un excelente profesional, aún en activo- barajaba -de acuerdo con el pensamiento de la época- tres variables para mejorar la comunicación interna: dinero, dinero y dinero.

El consenso, fruto de la experiencia y de nuevas investigaciones, ha variado. Y hoy parece claro que hay otra serie de valores que impactan más en la mejora de las condiciones laborales que un mero aumento de sueldo…

People work for money but go the extra mile for recognition, praise, and rewards, Dale Carnegie

La mayoría de las empresas en muchos entornos aún no se dan por aludidas pero el clamor crece y solo los muy osados, o ignorantes, se atreverán a poner en riesgo la supervivencia de sus proyectos o marcas.

Es hora, siempre lo ha sido, de apostar decididamente por las personas.


Artículos relacionados:

Fuente de la imagen: Pexels

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.