ID-10084822_opt

Antes de crear una estrategia de contenidos, es preciso cambiar la cultura empresarial

En el entorno actual corremos el riesgo de privilegiar velocidad y cantidad frente a sosiego y calidad. Las organizaciones se lanzan a producir contenidos, a tener presencia en la red, a inundarnos con sus excelentes propuestas… Y en muchas ocasiones conviene detenerse para ganar tiempo, tomar distancia y comprobar en qué medida estamos preparados.

A continuación aparece un listado, nada exhaustivo, sobre cuestiones que conviene valorar y que en muchas ocasiones pasamos por alto, extraídas del primero de los artículos que tienes como lectura recomendada.

¿Es así?:

  • El contenido es más importante que la oferta
  • La relación con el cliente no finaliza con el pago. Es más si obviamos cómo se diseña este servicio en numerosas empresas (atención al cliente), casi podríamos concluir que lo más importante debería comenzar una vez realizado el pago
  • No estés en torno al contenido, sé el contenido
  • En un contexto de menor capacidad de atención y mayor oferta de contenidos, la interrupción (publicidad o información institucional clásica) no es bienvenida, la utilidad, sí
  • La comunicación interna SIEMPRE debe ser previa a la comunicación externa
  • Centrarse en lo que quiere el público es mucho más importante que hacerlo en lo que tienes que vender. Y ese proceso (escucha), además, nos permite mejorar nuestros productos
  • Las buenas prácticas, también en comunicación, pueden y deben copiarse. Apuesta entonces por los valores y el significado de tu marca; ahí eres genuino, único. El modo en el que los transmitas debe serlo igualmente
  • Comunicarse directamente con los clientes debería ser la primera, en ocasiones única, opción
  • Sin contenido de calidad crear una comunidad es imposible
  • Contar con buenos profesionales de comunicación debería ser obligatorio. En algunos entornos, como el político, casi por ley 😉
  • El 90 % de las webs corporativas son horribles y solo se preocupan de mostrar lo buenos que son sus productos. En consecuencia, el 100 % de sus potenciales clientes huyen de ellas como alma que lleva el diablo
  • Las empresas han perdido el control. Los clientes son sus nuevos propietarios. Solo las organizaciones que ofrezcan contenido de calidad podrán optar a hacerse con una participación (muy) minoritaria
  • Para que nuestra estrategia de contenidos sea efectiva, primero hay que cambiar la cultura empresarial

Culture eats strategy for breakfast, Joe Pulizzi

La cultura se come a la estrategia para desayunar

  • Los clientes quieren inspiración, ofrécesela. Sé tú esa inspiración

 

Más inspiración en 25 content marketing truths y en el imprescindible y aún vigente: The cluetrain manifesto

Y en este mismo blog: ¿Aprobarías este test sobre la comunicación en el entorno digital?

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.