Una queja es un regalo pero puede ser una pesadilla

Susana de Pablosperiodista y amiga- me pidió una colaboración para el medio en el que actualmente trabaja, Diario abierto.

En ella analicé el papel que la gestión de quejas y reclamaciones puede, y debería, cumplir en una empresa comprometida con la calidad en el servicio y en los enormes beneficios, internos y externos, que esta actitud comporta.
[No dejéis de ver los vídeos que acompañan el artículo].

———————


Entradas relacionadas en este mismo blog:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.