Test para mejorar nuestra comunicación

«Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa», Jacinto Benavente.
La comunicación es una herramienta que utilizamos a diario, casi sin reparar en ella.
En general, casi todo el mundo está satisfecho con sus habilidades y se muestra convencido de que, en la mayoría de las ocasiones, traslada con exactitud su mensaje.
La realidad, intuyo, es bastante diferente a tenor de los malentendidos, confusiones, errores y problemas que a diario provoca su mal uso.
Por ello, me he propuesto compartir algunos de los consejos que Susan Young proponía para mejorar nuestra comunicación.
A partir de su adaptación y traducción, absolutamente libres, podemos realizar un rápido test sobre qué elementos manejamos y cuáles olvidamos a menudo en nuestro día a día:
Gestualidad y comunicación no verbal
  • Confía en el lenguaje corporal. No miente.
  • Sonríe y mira a los ojos, es un lenguaje universal.
  • Utiliza los gestos para enfatizar tus palabras.
  • Aprende a dar la mano.
  • Respeta el espacio personal de cada uno (proxemia).
  • Enfatiza los elementos clave de tu mensaje, ralentizando el ritmo o elevando y reduciendo el tono de voz.
  • Utiliza la sonrisa y los refuerzos positivos.
  • Las palmas de las manos abiertas mientras hablamos expresan sinceridad.
  • Utiliza el lenguaje corporal para proyectar tu discurso. No te escondas.
  • Presta atención a las diferencias culturales.
Lenguaje
  • Elige las palabras con detenimiento.
  • Habla y escribe con claridad.
  • Deja el argot en casa.
  • Escribe para expresarte y comunicar no para impresionar. (Write to express, not to impress).
Actitud necesaria
  • Concéntrate en las conversaciones sobre otras personas no en ti mismo.
  • Para evitar conflictos achacables a la tecnología, no temas en descolgar el teléfono o celebrar una reunión para resolver asuntos de un modo cordial y rápido.
  • Haz buenas preguntas y obtendrás buena información.
  • Saluda al conserje y al director general de tu empresa de la misma manera.
  • Ofrece valor concentrándote en los resultados, en las soluciones que ofreces, y no en el título de tu tarjeta.
  • Evita escribir correos electrónicos o hacer llamadas cuando estés enfadado.
  • Utiliza la inteligencia emocional (empatía, conciencia y trabajo en equipo) para mejorar tus habilidades de comunicación.
  • Busca las coincidencias y no las diferencias. Es la clave para construir puentes que fortalezcan la comunicación.
  • Evita la crítica, la queja y el juicio.
  • Muéstrate tal y como eres.
  • Vístete como la persona que aspiras a ser.
  • Genera energía positiva cuando hables, cuando escribas y hasta cuando respires.
  • Muestra tu gratitud.
  • Lee siempre dos veces todo antes de enviarlo, compartirlo, explicarlo…
  • Recuerda que el entusiasmo es contagioso.
  • Las disculpas, en su justa medida. No somos responsables, o al menos no los únicos, del cambio climático o la pobreza en el mundo.
Escucha
  • Escucha con la boca cerrada.
  • Escucha lo que no se ha dicho.
  • Evita ir pensando en la respuesta cuando alguien te habla. Presta atención a lo que realmente te dice; luego, responde.
  • Resiste la tentación de terminar las frases de otros.
En discursos, comparecencias o presentaciones
  • Sé consciente de cómo manejas tu discurso, incluyendo inflexión, pausas y tono de voz. [Los silencios, en ocasiones, tienen mayor poder de comunicación que las palabras].
  • Cuando respondas una pregunta, utiliza el método PRR: Pausa, Reflexión y Respuesta.
  • Sigue la regla de las 5 P (en inglés: Proper Preparation Prevents Poor Performance): una adecuada preparación evita un pobre resultado.
  • Habla con el corazón.
  • Camina (muéstrate) erguido, fuerte y orgulloso.
  • Grábate para ver cómo te mueves y te comportas.
  • Mírate siempre en el espejo antes de ir a cualquier acto.
  • Evita los elementos que distraigan la atención del público: joyas, maquillaje, accesorios…
  • Trata de utilizar una entrada y una despedida impactantes en presentaciones, discursos, artículos…
  • Crea o utiliza vídeos con gancho, que motiven y ofrezcan soluciones y no excedan los tres minutos.
  • Emociona con ejemplos reales.
  • Sé breve.
  • Proyecta tu voz con autoridad.
  • Abre tus ojos, oídos y corazón a nuevos mensajes y nuevas personas.

2 Comentarios

  • Nina
    Posted 07 mayo 2013 08:02

    Magnífico artículo, útil y práctico. Me ha encantado. Y estoy convencida de que me va a servir para mejorar mi comunicación efectiva. A decir verdad, tengo mucho que mejorar, empezaré por aprender a escuchar.

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 07 mayo 2013 08:13

    Muy amable Nina. Celebro que te haya gustado.

    Todos tenemos tanto que aprender y más en el ámbito de la comunicación que, como bien dices, comienza por saber escuchar.

    Muchas gracias y un cordial saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.