Qué recetas funcionan siempre en comunicación

 

Como afirmó el Premio Nobel de Física Niels Bohr: Predecir es difícil, especialmente el futuro”.

Por ello, conviene ser precavido respecto a nuestras capacidades de anticipar el futuro. Es bastante posible que nos equivoquemos.

Sencillamente, cuando proyectamos desde el pasado, los mismos datos pueden confirmar una teoría y la opuesta. Si sobrevivimos hasta mañana podría significar: a) somos más proclives a ser inmortales, b) estamos más cerca de la muerte (Nassim Nicholas Taleb).

Pero si nos fijamos en el aquí y el ahora, sí deberíamos ser capaces de descubrir qué tipo de recetas funcionan, siempre, en comunicación:

  • La comunicación, como casi todas las disciplinas, depende básicamente de dos variables: talento y perseverancia.

Cultiva el primero, adquiere experiencia, ponla a funcionar… Y no olvides tu aprendizaje, diario. Hoy día, no hay talento que sobreviva a la falta de actualización.

Hoy día, en #comunicación no hay talento que sobreviva a la falta de actualización Clic para tuitear
  • Pule los detalles de cada proyecto, de cada acción. Es la mejor garantía de poder hacer otras cosas, más grandes, en el futuro.

Cada trabajo, por pequeño que sea, es una oportunidad de dejar huella.

  • La organización es primordial. En un entorno de urgencias como el actual, no podemos perder de vista la (nuestra) estrategia.

La grandeza y la miopía resultan incompatibles: los logros importantes requieren levantar la vista y mirar al horizonte, Daniel H. Pink

  • Conviene ser siempre ágiles, pero nunca debemos sobrepasar los límites de velocidad. Suele ser el momento en el que aparecen los errores.

El sosiego y la perspectiva suelen ser garantía de mejores resultados.

  • Frente a modas, jergas y anglicismos innecesarios, apuesta siempre por la brevedad y lo simple. Tus clientes, colaboradores y, sobre todo, el público al que te diriges te lo agradecerán.
  • Conviértete en un experto…, en escuchar. Es la mejor fórmula para traducir lo que quiere cada cliente y ofrecerle lo que realmente necesita.

Y si hablamos del público al que nos dirigimos, con más motivo. Olvida tus prejuicios y ofrécele lo que realmente desea.

No le interesamos a nadie, haz que nuestro trabajo, sí.

¿Saben cuál es la diferencia entre Dios y un neurocirujano (consultor)? Que Dios sabe que no es neurocirujano (consultor), Juan Gómez-Jurado, en El paciente


Artículo basado en: PR pros offer the best advice they ever received

Fotografía: Freepik

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share