¿Quién nos lo iba a decir? La revolución digital que vivimos, en muchas ocasiones sin ser plenamente conscientes, se ha convertido en la gran aliada de la comunicación interna.

Los temores, aún no el desconocimiento, de empresas y directivos respecto al papel de la comunicación en el interior de las organizaciones comienza a desmoronarse ante el peso de la realidad.

Los temores de empresas y directivos respecto al papel de la #comunicación en el interior de las organizaciones comienza a desmoronarse ante el peso de la realidad Clic para tuitear

El monopolio de la comunicación sobre una empresa o marca hace tiempo que desapareció, ni siquiera un mínimo control es posible. Hoy solo es posible participar, dialogar, mediar… en la conversación social sobre tu organización.

La información sobre empresas y marcas -cómo trabajan, en qué valores se apoyan, cómo tratan a sus empleados…- es cada día más accesible, mucho más de lo que pensamos.

¿Cuál debería ser el papel de la empresa en este nuevo entorno? Favorecer la comunicación, nunca ser un obstáculo. Formar y ofrecer las herramientas necesarias para que la comunicación fluya, incentivar el talento individual y hacer posible que el departamento de Comunicación, como tal, se diluya como emisor. De hecho, ya ha perdido su papel como (única) fuente autorizada de la empresa.

Los departamentos de #comunicación deberían diluirse como emisores y ser capaces de formar y ofrecer las herramientas necesarias a la organización para que la comunicación fluya Clic para tuitear

Cada empleado maneja hoy una herramienta poderosísima de comunicación, cuya potencia es infinitamente mayor a aquella de la que presumían los departamentos de comunicación hace algunos años: el teléfono móvil.

¿Vas a confiar en el buen juicio, conocimientos y habilidades individuales para su utilización en el entorno profesional? ¿O prefieres facilitar esta labor, ofrecer guía y formación, para garantizar un uso responsable y positivo en el ámbito laboral y personal de tus empleados?

Las preguntas están ahí. Y ya deberíamos haber comenzado a plantear las respuestas…

Artículo inspirado en How technology is changing the face and the pace of employee communication

Fotografía de Zach Meaney en Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido