Preséntales la información de forma concisa para que la lean, clara para que la entiendan, amena para que la recuerden y, sobre todo, con precisión para que su claridad les guíe, Joseph Pulitzer

Siempre he defendido que la comunicación, especialmente la corporativa, es demasiado importante para dejarla en manos de cualquiera.

La #comunicación, especialmente la corporativa, es demasiado importante para dejarla en manos de cualquiera Clic para tuitear

Durante mucho tiempo se ha producido un debate un cierto estéril, en mi opinión, sobre dónde debía situarse y quiénes debían responsabilizarse de la comunicación en el seno de una organización.

Superado por el empuje siempre definitivo de la realidad, que ha atribuido a todos los miembros de cualquier empresa (incluso a cualquier cliente o ciudadadano anónimo) una capacidad de comunicación e influencia, todavía hoy muchas veces ignorada, sí conviene deternerse en las aptitudes deseables para ser un buen profesional de la comunicación.

Y es aquí, influenciado sin duda por mi formación y experiencia, donde el periodismo nos ofrece unas garantías que no encontramos en otros perfiles:

  • La ineludible necesidad de consultar varias fuentes nos facilita el trabajo. No solo se trata de ofrecer la versión oficial, de la empresa, como se creyó durante demasiado tiempo, sino de adecuar los fines y objetivos de la empresa a las necesidades y demandas de la sociedad. Bienvenida sea esa preocupación reciente por nuestra reputación e imagen pública, porque sin gestionarlas adecuadamente cualquier organización tiene sus días contados.
  • La honestidad, cierta equidistancia, nos garantiza tomar una perspectiva imprescindible que nos evita sentirnos demasiados atraídos por determinadas conductas o inclinaciones. Ya sea con un cliente externo o dentro de tu propia organización, desde la comunicación se debe poner en cuestión cierto orden establecido y encabezar algunas cruzadas como el desafío digital.
Desde la #comunicación se debe poner en cuestión cierto orden establecido y encabezar algunas cruzadas como el desafío digital Clic para tuitear
  • Frente a neologismos y anglicismos como posverdad o fake news apostemos por el sentido crítico. Y el periodismo, por definición, ha de tener entre otras virtudes una capacidad crítica evidente.

El hecho además de haber trabajado con multitud de fuentes y haber sabido manejarlas en función de su credibilidad y fiabilidad coloca a los periodistas como unos privilegiados en este ámbito.

  • El (buen) periodista lleva además un grado enorme de transparencia en su ADN. Es su sueño: poder acceder a todos los lugares, fuentes y protagonistas para contar una buena historia.

Por eso, no nos es preciso hacer ningún esfuerzo para entender qué es eso de la transparencia en la sociedad actual que vivimos.

Siempre es un riesgo hablar con la prensa, van a publicar lo que digas, Hubert H. Humphrey

  • Y los hay incluso que escriben y narran bien sus historias…

¿Qué más se puede pedir ?

Enlaces relacionados:

Fuente de la imagen: Pixabay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido