El poder se ha basado en el control de la información y la comunicación, Manuel Castells

El ritmo de los tiempos que vivimos nos impide, en ocasiones, reflexionar sobre cuestiones que son capitales.

La educación es, sin duda, una de ellas.

No solo es preciso reciclarse de un modo continuo y optar por la formación como un proceso sin fin, sino que parece obvio que los contenidos y valores que se difundían tradicionalmente merecen una revisión profunda.

Hoy, la falta de información ha dejado de ser una amenaza.

Más bien al contrato, nos ahogamos en toneladas de información que cada día somos menos capaces de filtrar y valorar.

Hoy, la falta de información ha dejado de ser una amenaza. Al contrato, nos ahogamos en toneladas de información que no somos capaces de filtrar y valorar Clic para tuitear
El mayor peligro del acceso ilimitado a la información es que siempre hay alguien que la acepta sin cuestionarla, Esteban Illades

Por eso, conviene valorar como extraordinarias algunas experiencias en el ámbito educativo como la desarrollada por Finlandia.

Ya en 2014, el gobierno finlandés lanzó una iniciativa contra las noticias falsas (fake news), dentro de una amplia lucha contra la desinformación, dirigida a preparar a sus ciudadanos, de todas las edades, a enfrentarse con garantías al complejo panorama actual.

Las autoridades finlandesas consideran, con total acierto en mi opinión, que la sociedad en su conjunto se ve amenazada ante la ausencia de unos medios, de unas herramientas, para manejar el nuevo ecosistema informativo y tecnológico en el que nos movemos.

Necesitamos, pues, ciudadanos -qué decir de los líderes sociales y políticos- preparados para afrontar los retos del presente y del futuro, no del pasado.

Nuestra ya relativa libertad actual para tomar decisiones podría estar en peligro.

Urge introducir en el currículo escolar aspectos como el pensamiento crítico para evitar que el exceso de información -mucha de ella interesada o falsa- siga horadando nuestra capacidad de análisis y de reflexión.

No se trata de derecha o de izquierda, se trata de pasado o futuro, de retroceder o de continuar hacia delante.

La lucha contra la desinformación no entiende de ideología; no se trata de derecha o izquierda sino de pasado o futuro, de avanzar o retroceder Clic para tuitear

Artículos relacionados:

Imagen de Pixabay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido