Obama y su parque temático de la comunicación

A pesar de tener el índice de popularidad más bajo desde que llegó a la Casa Blanca, Barack Obama sigue dando lecciones en el ámbito de la comunicación.

Esta semana, dos ejemplos; y de primera categoría.

El miércoles resolvió con eficacia la crisis desatada por las declaraciones del jefe militar estadounidense en Afganistán, Stanley McChrystal. Ni una duda, ni un gesto que desvirtuaran la esencia de la actuación y siguiendo punto por punto las indicaciones de cualquier manual de crisis, sin especulaciones ni mentiras, afrontando la situación con valentía y decisión y una constante transparencia. [Otro asunto será comprobar si en el plano estratégico la decisión ha sido igualmente acertada].

Ayer jueves, su equipo fue capaz de convertir la visita de Estado del presidente ruso, Dimitri Medvédev, en un gran parque de atracciones para la prensa con titulares y fotografías a cual más atractivo y una enorme repercusión en la gestión de la imagen de EEUU, en ámbitos como el empresarial y el tecnológico.

Aspectos como las sanciones a Irán, la crisis de Corea del Norte o las próximas reuniones del G-8 y G-20 quedaron en un discretísimo segundo plano ante la fuerza de las imágenes de Medvédev abriendo una cuenta en Twitter, interesándose por el modelo de Silicon Valley o comiéndose una hamburguesa con Obama.

Como las comparaciones son odiosas no caeremos en ellas pero bien nos vendría, y no sólo en el plano de la comunicación, ir tomando nota (en un iPad, por ejemplo).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.