No todo vale… ni en política ni en comunicación

Da cierto pudor tratar de explicar algunas cosas que parecen obvias pero que, a la luz de recientes acontecimientos, no lo son tanto.

Tras la muerte (utilizo el sustantivo más neutro posible) de Osama Bin Laden, parece haberse desatado un intento por volver a interpretar a Maquiavelo, en personalidades que aspiran a convertirse en líderes pero, me temo, que se van a quedar en meros políticos.

Ahora parece que sí, que ciertos fines sí justifican cualquier medio. En boca de una persona anónima podría parecer una declaración discordante, desafiante y abiertamente polémica. Pero cuando proviene de un Nobel de la Paz o del Presidente del gobierno de tu país, las canillas, como diría una compañera de trabajo, comienzan a temblar.

Ante la declaración de Gaspar Llamazares («el terrorismo de estado no es una forma legítima de lucha contra el terrorismo»), José Luis Rodríguez Zapatero dice textualmente (segundo 51) que no comparte esa opinión (sic), para añadir: «a tenor de lo que está siendo estos días el debate en la comunidad internacional, en todos los países prácticamente, entiendo que su posición es bastante minoritaria».

Y se queda, aparentemente, tan ancho. A pesar de que sus gestos, su mirada (al suelo, a un lateral…) y las dudas en la elección de ciertas palabras, evidencian no sé si incomodidad o traición a sus propios ideales.

Y qué quiere decir. Que ahora los principios, la autoridad moral, la integridad… se miden por el número de adeptos o que los ciudadanos de países como Túnez (país que recibe el mayor número de ayudas per cápita de la Unión Europea) o Egipto (bastión del equilibrio geoestratégico de Oriente Próximo) debían resignarse porque la comunidad internacional sancionaba, por omisión, su ausencia de libertades, su privación de derechos y su falta de perspectivas económicas y vitales.

Al que aún le queden dudas, bien puede resolver el dilema moral que nos planteaba ayer mismo Iñaki Gabilondo en su vídeoblog.

4 Comentarios

  • Anonymous
    Posted 05 mayo 2011 08:22

    Me indigna que apenas se están escuchando palabras como ley, legalidad, juicio, injustificable. Sí, parece que se está llevando cada vez más el «todo vale, ya que somos los buenos», y que lo promueven tanto EEUU como la UE, y dentro de esta los partidos de centro izquierda igual que los de la derecha. ¿Es esto ya un cambio de «paradigma»? ¿Qué pensais?
    un saludo

    Gudrun

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 05 mayo 2011 12:57

    Creo que se imponen los intereses y de ahí ese discurso casi único del que hablas. Lamentablemente los principios, las convicciones morales… en determinados ámbitos están en muchas ocasiones al servicio de.

    Mira, si no, lo que ocurre en el ámbito de las Relaciones Internacionales, de las consecuencias de la crisis económica y financiera o de las relaciones entre los estados y los ciudadanos.

    Me temo que no es un cambio de paradigma, sino la continuación del ya existente 🙁

    Un saludo y gracias por tu aportación.

  • Petra Magro
    Posted 05 mayo 2011 18:27

    La historia está llena de contradicciones y lamentablemente el mundo en general se rige por una improvisación emocional que carece muchas veces de lógica. Muchísimas gracias por apuntar esta problemática que nos invita a reflexionar.

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 05 mayo 2011 19:42

    A ti Petra por tu interés, por tu comentario y por la difusión del artículo 😉

    Esperemos que de esta reflexión que comentas salga un compromiso común en favor de determinados valores que nos hagan mejores como ciudadanos y como sociedad.

    Un saludo y hasta cuando quieras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.