En la época de la transparencia radical que vivimos, la verdad ya no es negociable.

La autenticidad es uno de los aspectos que más valoran nuestros clientes a la hora de adquirir determinado producto.

Y la honestidad casi se da por descontada. Cualquier ligero desliz puede ser faltal para tu marca (también la personal), empresa u organización.

Y en comunicación todos estos elementos conducen inequívocamente a otra forma de entender la profesión y la relación de las organizaciones con sus públicos.

Valores como la transparencia, la autenticidad o la honestidad conducen inequívocamente a otra forma de entender la #comunicación y las relaciones de las organizaciones con sus públicos Clic para tuitear

Por eso es tan importante adoptar una cultura corporativa que incluya todos estos aspectos, que nos prepare frente a las inevitables crisis y que ofrezca razones para que nuestros clientes sigan valorando nuestras propuestas.

Si nos comprometernos a ser honestos, evitamos un amplio abanico de problemas a largo plazo, si bien hemos de asumir el coste de cierta incomodidad ocasional a corto plazo.

La peor verdad solo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande, Jacinto Benavente

Sobre este mismo tema, aunque en un contexto mucho más amplio, versa el libro Mentir, de Sam Harris.

Su tesis central es bien sencilla: decir la verdad nos hace mejores personas, fortalece nuestras relaciones (personales y profesionales) y nos ahorra problemas.

Decir la verdad nos hace mejores personas, fortalece nuestras relaciones (personales y profesionales) y nos ahorra problemas Clic para tuitear

Infinitas formas de sufrimiento y bochorno se podían evitar con facilidad, simplemente diciendo la verdad

Las investigaciones y estudios que se muestran en el libro indican que todas las modalidades de mentira, incluidas las piadosas, están asociadas con relaciones de peor calidad. Y ningún entorno está libre: se estima que el 10 % de la comunicación mantenida en el seno de un matrimonio es engañosa.

La honestidad, explica el libro, es un regalo que brindamos a los demás. También es una fuente de poder y un generador de simplicidad (…). Podemos limitarnos a ser nosotros mismos.

If you tell the truth, you don’t have to remember anything, Mark Twain

¿De qué forma cambiarían nuestras relaciones si decidiéramos no volver a mentir jamás? ¿En qué tipo de persona nos convertiríamos? Merece la pena averiguarlo.

La época de la transparencia ha llegado y la honestidad es su envés.

—————————————

Enlace relacionado:

Andre Mouton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido