Que los empleados deberían ser el centro de cualquier organización hace tiempo ya que lo sabíamos.

Pero ahora ya tenemos la confirmación. Cuando comenzamos a leer términos en inglés que designan realidades que deberían ser clásicas, definitivamente algo está cambiando.

Estamos hablando, por ejemplo, de las Human-Centred Organizations (con su acrónimo y todo: HCO).

En muchas ocasiones, por desgracia, estos cambios son solo académicos o impulsados por la industria pero no tienen un calado real en las organizaciones.

Todo el mundo asume que los empleados deberían ser el centro de cualquier organización... La realidad, sin embargo, desmiente estas asunciones Clic para tuitear

Un artículo publicado por PR News sobre la crisis de la cadena de tiendas de juguetes Toys “R” Us evidencia que teoría y práctica aún tienen un largo trecho de distancia.

Conviene, por ello, recordar una regla que debería ser obligatoria para gestionar eficazmente la comunicación en cualquier empresa, especialmente en una situación de crisis:

  • La información de interés para los empleados debe ser gestionada, siempre, de dentro hacia fuera. Sin transparencia surgen los rumores que son un cáncer para cualquier organización.

El hecho de que una noticia de cierta envergadura, especialmente cuando hay afectadas personas (como el caso de un ERE, despidos, fusiones…), aparezca primero en los medios o se filtre sin que la empresa haya sido capaz de liderar la comunicación debería considerarse como un fracaso y una negligencia grave.

El hecho de que una noticia de cierta envergadura aparezca primero en los medios o se filtre sin que la empresa haya sido capaz de liderar la comunicación debería considerarse como un fracaso y una negligencia grave Clic para tuitear

En este mismo sentido, el portal de comunicación Ragan recogía una encuesta que apuntaba la enorme distancia que aún separa a empleados de sus máximos responsables:

  • El 47 % de los responsables entrevistados afirma -sin rubor alguno- escuchar las opiniones de sus empleados “solo algunas veces”, en las reuniones convocadas a tal fin.
  • Claro que el 45 %, directamente no convoca este tipo de reuniones y así se ahorra el trámite.
  • Por eso quizá sorprende menos que aún el 30 % de estos responsables muestran su sorpresa cuando un empleado decide abandonar la empresa.

Porque la reputación, la legitimidad, se obtiene día a día. Cuando estalla una crisis es el momento de amortizarla; si tienes que preocuparte -también- por crearla o fortalecerla, ya has perdido.

Porque la reputación, la legitimidad, se obtiene día a día. Cuando estalla una crisis es el momento de amortizarla; si tienes que preocuparte -también- por crearla o fortalecerla, ya has perdido Clic para tuitear

Más artículos sobre comunicación de crisis

Fuente de la imagen: Pixabay

Deja un comentario

Compartido