Netiqueta ¿Qué reglas debemos seguir para comportarnos en la red?

 Básicamente, las mismas que utilizaríamos fuera de ella

Tal y como ocurre en otros muchos aspectos, incluida por supuesto la comunicación, el entorno 2.0 abre enormes perspectivas y ofrece nuevas posibilidades de (mal) uso.

Es importante conocer algunos detalles “técnicos” de la etiqueta en la red pero lo más importante es mantener una serie de valores que nos permitan manejarnos con soltura y normalidad en distintos ambientes.

Cuáles serían, en mi opinión, algunos de esos aspectos que nos garantizan saber estar en casi cualquier situación:

  • La regla de oro: ofrece siempre el mismo trato que te gustaría recibir y concede el beneficio de la duda. Es siempre mejor pecar por exceso (de cortesía, de educación, de paciencia…).

Traslada mentalmente la conversación a la vida real (si se me permite la expresión) ¿Enviaríamos ese correo electrónico o utilizaríamos ese tono si se tratara de una conversación cara a cara?

  • Sé humilde, siempre hay alguien que sabe más que tú de cualquier tema y ahora es fácil encontrarlo o que te encuentre; propón, comparte, dialoga, enriquece…
Reconoce tus errores y, si se tercia, pide perdón. [Al contrario de lo que se suele pensar, y no solo en el ámbito político, disculparse no revela debilidad sino grandeza].
  • Salvo que conozcas suficientemente a la otra persona y en un contexto determinado, huye de las ironías, a veces son muy fáciles de malinterpretar aunque utilices emoticonos.
Piensa en la cantidad de recursos (comunicación no verbal, tono de voz…) que nos acompañan en una conversación habitual y de los que no disponemos en Internet.
  • Sé agradecido. No cuesta nada.
  • Muéstrate respetuoso con el tiempo y la dedicación ajenos. Los mensajes, igual que en cualquier otro ámbito de la vida, cortos, claros y al grano. Y lo más importante, al principio, cuanto antes mejor [los circunloquios, perífrasis y figuras retóricas varias para nuestro próximo libro].
  • Especial cuidado con la ortografía y la gramática. Ahora que disponemos de todo tipo de recursos gratuitos e inmediatos, por favor no estropeemos un texto con errores absolutamente evitables.
  • Y por último, hemos de recordar siempre que somos personas, no máquinas, y es importante que manifestemos nuestra personalidad, que seamos naturales y no renunciemos a esas características que nos hacen únicos.
Mantener una serie de pautas, como ocurre con el protocolo o la comunicación, no tiene por qué ser un obstáculo para mostrarnos singulares.
Para saber más: 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.