Piensa bien y si te equivocas, el error no es tuyo. Jorge Luis Borges

Parece claro que los seres humanos respondemos mucho mejor a los estímulos positivos que a los negativos, que la motivación es uno de nuestros principales motores o que el reconocimiento y la confianza refuerzan nuestra estima y aumentan los resultados individuales y colectivos.

Entonces, ¿por qué no aplicamos más estas recetas universales para la buena salud de las organizaciones (y de las personas que las integran)?

Quizá porque nos hemos acostumbrado a prestar atención únicamente a lo negativo, a criticar y a buscar siempre los errores… pero solo los ajenos.

Por todo ello, me ha parecido tan interesante el libro ¡Bien hecho! Una fábula moderna, tan del gusto estadounidense, que implica animalitos (en este caso orcas, de ahí el juego de palabras del título en inglés) y una estructura y redacción para todos los públicos. [Puedes descargar el libro en PDF en el enlace que aparece al final del artículo].

El texto revela algunos aspectos que todos conocemos pero que casi nunca aplicamos y que son especialmente recomendables para la comunicación en general y la interna, en particular:

  • Poner énfasis en lo positivo tiene mejores resultados
  • Cuanta mayor atención prestamos a un comportamiento positivo, más se repetirá
  • Hemos de tratar a los animales (qué decir de los empleados ;-)) como personas, con capacidades casi ilimitadas par desarrollarse y alcanzar los logros que se propongan
  • Lo habitual en casi todos los entornos profesionales, incluso en el plano personal, es -sin embargo- la ausencia de respuestas positivas tras un buen trabajo
  • Hay que recompensar cualquier progreso, cualquier avance en la dirección adecuada
  • Y descubrir qué motiva a la gente

Algunas de las recetas que propone, cuando observamos un logro, un avance, un éxito de nuestro equipo, en nuestra familia… son:

  • Elogia a las personas de inmediato
  • Di de un modo explícito qué hicieron bien
  • Comparte tus sentimientos positivos sobre lo que hicieron
  • Anímales para que sigan haciendo bien las cosas
  • Motiva, desarrolla la confianza y facilita un entorno de trabajo agradable

Porque:

Aquello a lo que prestamos atención crece. Lo que ignoramos se marchita

El texto gira en torno a dos conceptos sencillísimos y de fácil aplicación: el «¡bien hecho!» del título y el «te pillé».

Y nos deja varias reflexiones que admiten pocas críticas:

¿Cuándo solemos prestar atención a la gente (con la que trabajamos, colaboramos…)? Cuando hace algo incorrecto.

¿Qué tipo de conductas suelen pasar desapercibidas? Las que provocan que todo marche bien.

Grave error porque perdemos una excelente ocasión para motivar.

La respuesta negativa se puede, en ocasiones se debe, utilizar, pero debe quedar como último recurso.

 Moraleja: probemos la próxima vez a pillar a alguien… haciendo algo bien, para variar.

——————————-

 Texto basado en:

¡Bien hecho! (Whale done!) VV. AA. PDF. 320 KB.

Artículos relacionados:

Y en este mismo blog:

Fuente de la imagen destacada: Freedigitalphotos

7 Comentarios

  • Jorge Arturo Guerra M
    Posted 18 febrero 2014 15:01

    Excelente articulo.
    El personal de toda unidad económica es precisamente el capital humano
    Felicidades

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 18 febrero 2014 19:07

      Muchas gracias Jorge, muy amable.

      Ese es el verdadero capital de toda empresa, las personas, y no el financiero 😉

      Un cordial saludo y bienvenido!

  • Anónimo
    Posted 20 marzo 2014 22:24

    Gracias por esta tan valiosa aportación!

  • Jorge Hurtado – Reclutamiento
    Posted 21 marzo 2014 19:43

    Me gustó el artículo, creo que el reconocimiento es fundamental para que los colaboradores se sientan motivados, hay que reconocerlos solo cuando realmente hacen cosas que contribuyen de manera significativa, no es sana reconocer solo por reconocer. Felicidades, me gustó el artículo.

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 22 marzo 2014 18:46

      Gracias, Jorge. Además del reconocimiento que señalas, y como proceso previo, conviene siempre marcar unas pautas claras para que todo el mundo sepa exactamente qué se espera de él.

      De este modo, este reconocimiento externo será un refuerzo a la satisfacción interna por el trabajo bien hecho.

      Un cordial saludo!

  • Jorge Hurtado – Reclutamiento
    Posted 26 marzo 2014 21:23

    Tienes razón Luis Miguel, si definimos pautas claras sabrán lo que se espera de ellos y podrán esforzarse por alcanzar los objetivos que se hayan planteado. Gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.