La revolución de la actitud. Ciudadanos, política y gobierno abierto

Acabo de finalizar la lectura de Open Government, Gobierno Abierto, una obra coral coordinada por César Calderón y Sebastián Lorenzo cuya lectura recomiendo sinceramente.
Gobierno abierto
 El libro se puede descargar gratuitamente pulsando sobre la imagen
A pesar de ciertos errores ortográficos y de la reiteración de algunos conceptos, el libro ofrece una excelente aproximación a la revolución que una verdadera actitud a favor del gobierno abierto supondría. [Sobre todo en un entorno como el actual en el que la sola enunciación de algunos de sus principios provoca desde sarpullidos hasta shocks anafilácticos –como diría el doctor House- en buena parte de los políticos españoles].
Sin ningún ánimo de exhaustividad, siempre el original recoge muchos más matices, me gustaría destacar algunos de sus aspectos básicos:
  • Definición de gobierno abierto. Aquel que entabla una constante conversación con los ciudadanos (…), que toma decisiones basadas en sus necesidades y preferencias, que facilita la colaboración de los ciudadanos y funcionarios en el desarrollo de los servicios que presta y que comunica todo lo que decide y hace de forma abierta y transparente.
  • Definición de gobierno electrónico. Aplicación de las TIC y sus herramientas a los procedimientos administrativos preexistentes (…) No transforma la sociedad, simplemente (…) hace más fácil la vida a los ciudadanos.
  • Qué cambios debe enfrentar una administración que apueste por el gobierno abierto.
Cultural. El servicio a los ciudadanos debe estar en el centro de la gestión.
En los procesos. Para lograr que todos los procesos giren en torno al ciudadano y estén a su servicio.
En la organización. Debe virar de un modelo jerárquico a un modelo en red.
En las relaciones. Del mostrador a la mesa redonda, del correo certificado a la comunicación online…
  • La raíz del cambio se halla en una profunda y radical transformación del sistema democrático, que ha de comenzar por los propios partidos políticos.
  • Los ejes centrales del gobierno abierto son:
Transparencia. Los ciudadanos tienen derecho, por ejemplo, a conocer en qué se gastan sus impuestos o a acceder a los datos generados por las administraciones públicas.
Participación. Los gobiernos pueden (y deben) aprovechar la inteligencia colectiva de los ciudadanos. E.g.: las leyes, decretos… pueden ser debatidos, valorados, criticados, y completados con las opiniones de los ciudadanos.
Colaboración. Los gobiernos nacionales, regionales y locales pueden colaborar entre sí, con la empresa privada y con los ciudadanos. Qué mejor ejemplo que los servicios de empleo, frente a un organismo como el INEM que solo se ocupa de la burocracia y no aporta nada en su primer y básico objetivo: conseguir empleo.
En la próxima entrada concluiré con el resumen del libro, que 284 páginas dan para mucho 😉
Enlaces relacionados:
 Y en este mismo blog: 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.