La llave para tomar mejores decisiones: confía más en tu intuición

 

Frente al clásico imperio de la razón, cada vez más evidencias científicas apuntan a la intuición como la fórmula ideal para tomar, en determinados ámbitos, mejores decisiones.

El psicólogo alemán del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano Gerd Gigerenzer ha publicado, tras 10 años de investigación, un libro que desmonta muchos de los mitos que habitualmente asignamos a nuestra razón.

El mundo real es muy distinto al siempre idealizado mundo lógico.

Veamos por qué:

  • Desconfía de los asesores, hay pocas pruebas de que puedan predecir muy por encima del azar (50 %)

De hecho, la opinión de un buen experto es de naturaleza intuitiva.

En muchas ocasiones esta intuición es el timón que nos conduce por la vida. Las partes inconscientes de nuestra mente pueden decidir sin que nosotros conozcamos sus razones.

  • La rapidez no tiene por qué implicar imprecisión

A veces, con menos tiempo e información, podemos tomar mejores decisiones.

Si eres habilidoso y experto, deja de pensar.

De hecho, es aconsejable que los jugadores profesionales experimentados sigan los dictados de su intuición.

  • Más información no siempre es mejor

Más opciones no nos garantizan una mejor elección (paradoja de la elección).

Y en un mundo incierto, como el actual, las reglas generales simples pueden predecir fenómenos tan bien o mejor que las reglas complejas.

  • Explicar lo sucedido es sencillo; predecir, muy difícil

El futuro es una maldita cosa tras otra, Winston Churchill

Las predicciones de los expertos están sistemáticamente por debajo del nivel de azar. Dicho de un modo más sencillo: si ponemos a un mono a hacer predicciones, acierta más.

En muchas ocasiones, la solución perfecta suele quedar fuera de nuestro alcance intelectual (ganar una batalla, dirigir una organización, criar a los hijos…).

  • ¿Por qué se invierte tanto en publicidad? El (re)conocimiento de una marca influye más en la elección de un producto que su gusto o su precio
¿Por qué es tan importante la #comunicación, la #reputación? Porque el (re)conocimiento de una marca influye más en la elección de un producto que su gusto o su precio Clic para tuitear

Por eso, ser reconocido se convierte en un valor en sí mismo.

  • ¿Cuándo confiar en la razón?

El análisis complejo conviene cuando intentamos explicar el pasado, cuando futuro es muy previsible o cuando tenemos grandes cantidades de información.

  • Jugarse la piel. No preguntes a los médicos qué te recomiendan. Pregúntales qué harían si se tratase de su madre o de ellos mismos.
  • ¿Cuándo apostar por el cambio?

Imitar prácticas tradicionales suele ser rentable cuando los cambios son lentos; e infructuoso, si son rápidos.

En una época como la actual, por tanto, el típico “aquí se ha hecho siempre así” es garantía de fracaso.

La certeza es una ilusión.

No conviene tampoco desdeñar la capacidad de la ignorancia para acelerar (lograr) el cambio social. Recuerda el célebre: “No sabía que no se podía hacer”.

Las reacciones instintivas son, en ocasiones, capaces de burlar las estrategias computacionales y el razonamiento más sofisticado. Sin la intuición poco se puede lograr.

En resumen, la intuición, pese a la imagen tradicional que soporta, saca partido de las capacidades evolutivas del cerebro y se basa en reglas generales que nos permiten actuar deprisa y con una precisión pasmosa.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share
INSTAGRAM