La escucha como estrategia: el silencio como génesis de la comunicación

 

En el frenético mundo actual de la comunicación, donde las palabras pugnan por hacerse oír, la pausa se convierte en un acto casi revolucionario. Un silencio que, paradójicamente, da lugar a la más poderosa de las estrategias: la escucha.

Una situación habitual: estás en una reunión, concentrado en lanzar tus ideas, cual malabarista en un circo. Pero, algo falla. Nadie nos está prestando atención. La comunicación se diluye en el vacío.

Aprende a escuchar, luego escucha para aprender, John Vendon, en El ángel negro

Una máxima que quizá deberíamos tatuarnos.

  • La escucha no es un adorno, es un ingrediente esencial, el cimiento de la comunicación efectiva. Sin ella, nuestras palabras son como disparos al aire. Con ella, la magia comienza a fluir.

  • Escuchar es prepararse. Es sumergirse en el universo de nuestro público, comprender sus necesidades, problemas y preocupaciones.

Nos facilita poder construir un puente que nos conecte con él, una conexión basada en la empatía y la comprensión.

  • Las expectativas son el motor de la comunicación. Lo que nuestro público espera es mucho más importante que la realidad que les presentamos. Si hemos escuchado con atención, conoceremos esas expectativas y podremos adaptar nuestro mensaje para satisfacerlas.

  • Pero la escucha no es flor de un día. Requiere paciencia, práctica y una buena dosis de humildad.

No se trata de fingir interés, sino de mostrarlo, de un modo sincero y honesto.

La escucha no es flor de un día. Requiere paciencia, práctica y una buena dosis de humildad. No se trata de fingir interés, sino de mostrarlo, de un modo sincero y honesto. Clic para tuitear
  • La verdadera magia reside en la conexión. En la capacidad de establecer relaciones sólidas, duraderas, mutuamente beneficiosas, donde la comunicación fluye en ambos sentidos.

Y esa conexión solo se construye sobre la base de la escucha activa.

En definitiva, la escucha no es un acto de cortesía, es una herramienta estratégica. La llave que abre las puertas del éxito en la persuasión y la influencia. Cuando aprendemos a escuchar de verdad, nos convertimos en mejores comunicadores, más empáticos y eficientes.

Y en tres ideas:

  • El silencio no es vacío, es el espacio donde las ideas germinan y la conexión se hace posible.

 

  • Hablar es fácil, escuchar es un arte, que requiere esfuerzo, dedicación y una mente abierta.

 

Se necesitan dos años para aprender a hablar y 60 para aprender a callar, Ernest Hemingway

 

  • La escucha no es una técnica, es una actitud, que nos permite conectar con los demás de forma profunda y significativa.

 

Nunca aprendí nada mientras hablaba, Larry King [I never learned anything while I was talking]


Fotografía: Unsplash

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share
INSTAGRAM