La comunicación o es clara o no es comunicación

Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro, Albert Camus

Piensa en el lenguaje jurídico o administrativo. Consulta cualquier sentencia, el procedimiento para acceder a determinada subvención o simplemente las condiciones de servicio de cualquier red social.

¿Eres capaz de entenderlo a la primera? ¡Enhorabuena! Ese, desde luego, no parece ser el propósito.

La comunicación debería ser inseparable de la brevedad, la simplicidad, la claridad.

El problema es que traducir a palabras una idea compleja requiere un esfuerzo. Y hacer que se entienda, más. De ahí nuestro gusto por el exceso, sin darnos cuenta que, la mayoría de las veces, cuanto más, peor.

La #comunicación debería ser inseparable de la brevedad, la simplicidad, la claridad. El problema es que traducir a palabras una idea compleja requiere un esfuerzo Clic para tuitear

La gente con la mente más clara y preparada es la más simple, Jack Welch

Cómo podemos explicar que la Constitución de EE. UU. tenga 4 543 palabras y las condiciones de servicio de Microsoft, más de 18 000.

Malamente.

Tradicionalmente hemos entendido que un texto indescifrable era sinónimo de profundidad intelectual o un discurso de horas, muestra de una capacidad oratoria extraordinaria.

Y hemos de salir de nuestro error y reclamar, sobre todo a instituciones y poderes públicos, que sean claros, sencillos y trasladen unas pautas entendibles por todo el mundo.

En comunicación, siempre, el lenguaje más efectivo es el que clarifica, no el que oscurece (Frank Luntz).

El destinatario, el público al que nos dirigimos, es la esencia de la comunicación. Si no llegamos a él, con un lenguaje que entienda, comparta e interiorice como propio, habremos fracasado.

Quizá parte de la distancia actual existente entre administraciones públicas y ciudadanos, por no hablar de los políticos, esté en el lenguaje, en la comunicación que utilizamos.

La próxima vez que leas algo y no lo entiendas, piensa que el error es del que lo ha escrito, nunca tuyo.

La próxima vez que leas algo y no lo entiendas, piensa que el error es del que lo ha escrito, nunca tuyo Clic para tuitear
  • No todo el mundo puede ser Albert Einstein:

Cuando Albert Einstein conoció a Charles Chaplin le dijo: lo que más admiro de su arte es que usted no dice una palabra y sin embargo todo mundo lo entiende.

Chaplin le respondió: cierto, pero su gloria es aún mayor; el mundo entero lo admira cuando nadie entiende una palabra de lo que dice.


Fuente de la imagen: Pexels 

Enlace relacionado: Communicate with simplicity and emotion

Y dos muestras de excelentes iniciativas en este sentido:

Comunicación clara, de Prodigioso Volcán

Y su traducción en la Guía de Comunicación Clara de la Comunidad de Madrid

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.