La comunicación interna es un compromiso. Algunas claves para definirlo

La comunicación interna es como la transparencia en política, todo el mundo alaba sus virtudes pero casi nadie la pone en práctica.
Algo falla. Nuestra apuesta quizá no sea tan sincera o las dificultades a las que hemos de enfrentarnos son demasiadas.
A partir de un artículo publicado en el portal Ragan.com-y cuya referencia tienes al pie-, me gustaría compartir algunas definiciones de lo que los anglosajones llaman engagement, nuestro compromiso, valor básico sobre el que edificar una sólida comunicación interna.
[Con ellas podemos confeccionar una pequeña guía que nos permita vencer resistencias para poner en marcha un plan de comunicación interna o profundizar en el existente].
Aprendizaje, innovación y transparencia
  • Inspira excelencia favoreciendo la innovación y la transparencia. Elimina los reductos y los feudos. Nicholas de Wolff.
  • No castigues los errores que conducen al aprendizaje y a la innovación. Anímalos. Karen Dredske.
La actitud, clave
  • Quién eres es más importante que lo que haces. Contrata por actitud y forma para adquirir habilidades. Christine McLeod.
Los empleados, primero; luego las herramientas
  • (…) Prepárate para colocar a tus empleados en primer lugar antes de iniciar cualquier tipo de estrategia. Entonces, y solo entonces, se darán las condiciones de que sean más productivos… Rob García.
  • Pregunta (con honestidad) a los empleados a menudo para saber qué tal están, qué necesitan, cómo les puedes ayudar a trabajar con más eficiencia y muéstrales con sinceridad tu gratitud por tenerlos como trabajadores. Un empleado feliz trabaja más y mejor y, en último término, hace ganar más dinero a la empresa. Gerry Dunn.
Motivación
  • Los empleados quieren participar con los clientes, los proveedores y los compañeros  en el negocio y en la misión de la empresa. No se trata solo de una cuestión de empleo y sueldo. David Blankenship.
  • Como trates a tus empleados les dirá lo que piensas de ellos. Si los valoras, no se lo digas, demuéstraselo. Jacob Rosenbeg.
Pregunta, escucha y recompensa
  • Las grandes ideas llegan de cualquier sitio. Pregunta a tus empleados, facilítales que contribuyan a la innovación de la empresa y recompénsalos por sus aportaciones. Sean Nicholson.
  • Recuerda siempre que los empleados no son mercancía son seres humanos con los mismos deseos, temores y ambiciones que tú. La empatía, el interés y la preocupación por quienes son y por lo que hacen es muy importante. Escúchalos. Chris Stylianou.
Traslada los valores y los objetivos de la empresa para facilitar conocer los primeros y poder obtener los segundos
  • La motivación llega cuando se sabe que lo que se hace tiene un impacto positivo en el objetivo final. Yvonne LaRose.
  • Involucra al equipo (a los empleados) en todos los aspectos del negocio… Les ayudará a aprender y tomarán conciencia de la necesidad de tener éxito (mejores resultados). E.J. Jay Williams.
  • De un modo sencillo: si te preocupas, ellos también se preocuparán. Alex Zmushka.
Artículos relacionados en este mismo blog:

2 Comentarios

  • Anonymous
    Posted 05 noviembre 2012 14:15

    Como siempre muy interesante. Gracias por compartir tus reflexiones.
    Sonia del Llano

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 05 noviembre 2012 14:22

      A ti, Sonia, por tus palabras, tu interés y por asomarte al blog.

      Un cordial saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.