Esto no es una cuestión de herramientas, sino de actitud.

No se trata (solo) de invertir en tecnología, sino en personas.

Y prepárate para generar contenidos atractivos porque competimos con redes sociales tan populares como Instagram, YouTube o Twitter, aplicaciones de mensajería como WhatsApp, medios online

Recientemente, Prnoticias recogía un estudio realizado por el portal de comunicación Ragan sobre las herramientas más utilizadas en las estrategias de comunicación interna.

Y la ganadora era el correo electrónico…

Al margen de su indudable utilidad, esta predilección por un formato tan clásico (década de los 70 del siglo pasado) revela la escasa atención que aún hoy las empresas dedican a su comunicación interna.

Y en tiempos de sobreabundancia, vivimos la ironía de padecer una escasez crónica de información realmente relevante en el seno empresarial.

En tiempos de sobreabundancia, vivimos la ironía de padecer una escasez crónica de información realmente relevante en el seno empresarial #comunicacióninterna Clic para tuitear

Y así es prácticamente imposible trasladar unos valores, una cultura corporativa, que sean compartidos e interiorizados por toda la organización.

La receta para paliar esta carencia es sencilla de enunciar, aunque su aplicación práctica se antoja bastante más complicada: ofrece información realmente interesante para tus empleados, no para la empresa, que les facilite la vida, les ofrezca la oportunidad de disfrutar de su trabajo, conocer lo que hacen otros departamentos, otros compañeros, que les permita dialogar en torno a propósitos comunes…

La información, no digamos ya la comunicación, ha dejado de ser patrimonio de la empresa.

La información, no digamos ya la #comunicación, hace tiempo que dejó de ser patrimonio exclusivo de la empresa Clic para tuitear

Ya hace tiempo que las marcas, las organizaciones, deben perder el miedo a sus empleados. Son nuestros aliados.

Y si no lo ves así, tienes un serio problema:

What if we invest in developing our people and they leave us?

What happens if we don’t, and they stay?, Peter Baeklund

Mejor que no te arriesgues para comprobarlo.


Fuente de la imagen: Pixabay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.