La buena crisis. Recetas para salir de ella reforzados

“Nuestros momentos de más lucidez suelen tener lugar cuando nos sentimos profundamente incómodos, infelices o insatisfechos. Pues es en estos momentos, empujados por nuestra insatisfacción, cuando salimos del camino trillado y empezamos a explorar maneras diferentes de hacer algo”.
  
M. Scott Peck
Comienzo 2012 como ya hice en 2011 con una llamada al optimismo, a la confianza en nosotros mismos y a la necesidad de enfrentarse con todas las armas disponibles a los sinsabores de la vida, que no son tantos como pensamos ni tan valientes como los presumimos.

Para ello voy a utilizar algunas de las enseñanzas extraídas del libro La buena crisis de Álex Rovira, una de las lecturas que he acumulado en los últimos meses, fruto de un nuevo proyecto en el que estoy trabajando.

Los (posibles) parabienes pertenecen a Rovira y a su obra, los errores o malinterpretaciones al autor de este blog.

Citas
  • “No hay educación como la que da la adversidad”.     Benjamin Disraeli
  • “He sido un hombre afortunado, nada en la vida me fue fácil”. Sigmund Freud
  • “Es un hecho demostrado que los niños con cáncer tienen un índice de curación mayor que los adultos. Tienen un carácter peleón… Los adultos sabemos demasiado sobre fracasos y derrotas, somos más cínicos, resignados y miedosos”.    Lance Armstrong
  • “He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. En 26 ocasiones he tenido la responsabilidad de lanzar el tiro que decidía entre ganar y perder… y fallé. He fallado una y otra vez en mi vida eso es exactamente lo que ha fundamentado mi éxito”. Michael Jordan
  • Como afirma el filósofo Thomas Kuhn, quienes han logrado modificar una determinada manera de entender el mundo han sido negados, perseguidos y excluidos de la comunidad. Cita los casos de Copérnico, Galileo, Servet, Fleming o Pasteur. Incluso otros genios han tenido que enfrentarse desde muy pequeños al estigma del rechazo, como Einstein, considerado un niño con retraso mental.
Las 4 fases de todo proceso de aprendizaje
  • Fase de la ignorancia. No sabes cuánto sabes.
  • Fase de la información (en la que nos informamos sobre un tema). Sabes cuánto no sabes. 
  • Fase del conocimiento (sobre este tema). Sabes cuánto sabes.
  • Fase de la sabiduría. Ya no sabes cuánto sabes.

El descubrimiento de una nueva palabra: longanimidad

El alfabeto emocional (SARD)
Modelo del profesor de Biogerontología Juan Hitzig.

Las conductas S (serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sexo, sueño, sonrisa) promueven la secreción de serotonina, mientras que las conductas R (resentimiento, rabia, rencor, reproche, resistencia, represión) facilitan la secreción de cortisol, una hormona corrosiva para las células, que acelera el envejecimiento.

Las conductas S generan actitudes A: ánimo, amor, aprecio, amistad, acercamiento.

Las conductas R, por el contrario, generan actitudes D: depresión, desánimo, desesperación, desolación.
Si aprendiéramos este simple alfabeto emocional, viviríamos más tiempo y mejor porque la “mala sangre” (mucho cortisol y poca serotonina) deteriora la salud, posibilita la enfermedad y acelera el envejecimiento. El buen humor, en cambio, es clave para la longevidad saludable.
La historia del hombre más feliz del mundo
Matthieu Ricard, un francés que vive en una diminuta celda desde que se convirtió al budismo hace más de 30 años. 
Renunció al sexo y a los placeres mundanos en general.
Se presentó voluntario a un experimento en el que se medían los niveles cerebrales de felicidad. No solo fue el único que alcanzó la máxima calificación científica (-0,3), sino que la superó (-0,45).
Durante años Matthieu se sometió a diversas pruebas que confirmaron que su cerebro estaba libre de estrés y frustración, y que mostraba altos índices de satisfacción y plenitud existencial.
Al contrario de lo que pensamos en determinadas sociedades, es feliz porque se desprendió del éxito profesional, del dinero, de las posesiones, del consumo… 
Hoy es la mano derecha del Dalai Lama y dona millones de euros, los beneficios de sus libros, a monasterios y obras de caridad.
El secreto, según el responsable del estudio, está en la plasticidad de la mente: “Es la capacidad humana de modificar físicamente el cerebro por medio de los pensamientos que elegimos tener. Cuantos más pensamientos negativos, mayor actividad en el córtex derecho del cerebro y mayor ansiedad, depresión, envidia y hostilidad hacia los demás. Por el contrario, quien trabaja en pensar bien de los demás y ver el lado amable de la vida ejercita el córtex izquierdo, y así eleva las emociones placenteras y la felicidad”.
Moraleja
Al final (…) la existencia reside en ese vaivén de días excelentes, regulares y malos. Las almas felices saben apurar los placeres, bendecir la calma y relativizar los sinsabores. Viajamos por una gran montaña rusa en la que a veces estamos arriba y a veces abajo. Los malos momentos permiten apreciar los buenos y a la inversa.Francesc Miralles
——————–
Entradas sobre esta misma temática en este blog:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.