La tecnología no tiene ideología. No se trata de derecha o de izquierda, estamos perdiendo la orientación: se trata de permanecer estancados, cuando no retroceder, o ir hacia delante.

La tecnología no tiene ideología. No se trata de derecha o de izquierda, estamos perdiendo la orientación: se trata de permanecer estancados o ir hacia delante Clic para tuitear

En el mundo en el que vivimos, las fronteras ideológicas se diluyen, a pesar del interés de los políticos por hacernos creer lo contrario.

Por todo ello, la transformación digital en determinados ámbitos no debería depender de ideologías. Hay cuestiones que deberían estar alejadas del debate político.

Y el entorno de las administraciones públicas, a todos los niveles, debería ser una de ellas.

Es difícil de concebir pero solo si alejamos su funcionamiento y organización de determinados presupuestos ideológicos lograremos que funcionen como deberían y se merecen los ciudadanos.

No se puede dejar en manos de determinados políticos (sin formación e interés, más allá del propio) el cambio estructural de organizaciones que tienen que responder a retos del siglo XXI. Básicamente porque tienen presupuestos ideológicos de siglos pasados y no comprenden la dificultad del reto al que nos enfrentamos.

Muchos no entienden conceptos tan sencillos como la colaboración, la innovación, el aprovechamiento del talento interno…

La ejecución es complicadísima y no por las dificultades técnicas, la mayoría de ellas ya resolubles, sino por el cambio de mentalidad que presupone.

No se puede pasar de mayoral de un cortijo a gestor de una entidad pública moderna, al menos no de forma inmediata.

La reinvención es imprescindible que surja de una necesidad consciente de cambio. Si quieres mejorar tu atención al cliente, quizá deberías ir preguntando a tus clientes.

Y si quieres mejorar la organización, quizá como referencia, no estaría más que conocieras la opinión de los empleados públicos sobre la marcha de la institución.

Si hay algo que hemos podido comprobar cada día los profesionales de la comunicación es que la medida de tu éxito o fracaso en cada acción que emprendes te la da siempre el público al que te diriges.

Tanto en la vida como especialmente en el ámbito de la #comunicación, la medida de tu éxito o fracaso en cada acción que emprendes te la da siempre el público al que te diriges Clic para tuitear

Y afortunadamente, cada cuatro años como máximo, los ciudadanos refrendamos o sancionamos -no siempre con buen juicio – las iniciativas, medidas… y hasta ocurrencias de los políticos que nos hemos concedido, como sociedad, en suerte.

Ojalá todos tengamos claro el horizonte que se encuentra delante de nosotros.


Artículos relacionados:

Fuente de la fotografía: Pexels

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido