Guerra y comunicación. Ganadores y perdedores en Ucrania

Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería, Otto von Bismarck

Más allá de la simpatía que siempre despierta el más débil, el agraviado, parece claro que en la invasión a Ucrania la opinión pública mundial ya ha designado su ganador.

Ucrania, su sufrimiento, sus gentes han sido capaces de trasladar al mundo su historia, su visión del conflicto.

La honestidad de su relato se ha superpuesto a los fines, siempre claros, pero nunca honestamente explicados, de su rival.

Su transparencia, a la censura rusa. Su llanto sincero a la prepotencia del que se cree superior.

En toda guerra, la primera baja es la verdad, Terry Hayes

Y en este papel, sus principales iconos e imágenes públicas (los presidentes Volodímir Zelenski y Vladímir Putin) han tenido un papel protagonista.

El primero encarna al portavoz que toda organización desearía tener; el segundo, el jefe del que todo el mundo huye.

Y desde dentro, los ucranianos han sabido utilizar el mundo digital en el que vivimos para mostrar su vida, su sufrimiento, sus temores…

La imagen incide en la reputación y esta, en los resultados

Y cuando la comunicación realiza su trabajo, incide directamente en la reputación, de todas las partes.

La inmensa mayoría de las firmas occidentales han salido de Rusia por miedo a que su reputación se vea afectada.

Tradicionales (Volkswagen o Shell) o innovadoras (Apple o Amazon), energéticas (BP), del lujo (Louis Vuitton o Dior), la moda (Inditex), el entretenimiento (Netflix o Disney), las finanzas (Visa o Mastercard), la alimentación (McDonald’s o Coca Cola)…

Las pérdidas económicas en un mercado, por importante que sea, palidecen frente a un daño reputacional global e irreparable.

Las pérdidas económicas en un mercado, por importante que sea, palidecen frente a un daño reputacional global e irreparable Clic para tuitear

If you lose money for the firm, I will be understanding. If you lose reputation, I will be ruthless.

Si pierdes el dinero de la compañía, lo entenderé. Si destrozas su reputación, no tendré piedad, Warren Buffet

La nueva y la vieja economía comparten su preocupación por la reputación, un intangible ante el que ni siquiera Putin puede renunciar.

Aquí también la comunicación es un actor protagonista de la guerra.

Y ya veremos si los efectos posteriores a la agresión no acentúan determinados cambios políticos, incluso en Rusia.

Porque si la comunicación fluye, su poder es superior a la de cualquier otra arma estratégica.

Porque si la #comunicación fluye, su poder es superior a la de cualquier otra arma estratégica Clic para tuitear

Artículos relacionados:

Why expert communication skills are Ukraine’s strongest weapon

La invasión rusa convierte la reputación corporativa en una arma de disuasión

Zelenski, la mejor arma de guerra de Ucrania

Imagen: Pexels

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share