Si hay un valor, una palabra, que encierra la esencia de la comunicación, especialmente hoy, ese es la ética.

Todo cuanto hacemos debe regirse ineludiblemente por su preeminencia. Sin duda(s).

De hecho, buena parte de los conceptos que habitualmente vinculamos a la comunicación tienen una relación directa con ella.

¿Qué son la influencia, la confianza, la honestidad o la reputación sin el sostén de la ética? Fuegos de artificio.

Por eso son tan pertinentes los códigos éticos, como los publicados por la Global Alliance, la Public Relations Society of America o el sencillísimo y directo de la Canadian Public Relations Society.

Más allá del aspecto académico, podríamos identificar fácilmente las acciones éticas en comunicación, y en la vida en general, como aquellas que provocan más efectos positivos que negativos.

Y desde luego el sensacionalismo, la exageración, la apelación a determinados sentimientos para predisponer conductas (solo) en nuestro beneficio, la ocultación de información o las noticias falsas (fake news) no están en este catálogo.

Si queremos ser considerados asesores de primer nivel deberíamos hacer gala (y apología) de una ética intachable, que permee al resto de la organización y que se acople sin fisuras a los valores y principios comunes.

Los profesionales de la #comunicación deberíamos hacer gala (y apología) de una ética intachable, que permee al resto de la organización y que se acople sin fisuras a los valores y principios comunes Clic para tuitear

Una vez interiorizada, a medio y largo plazo, siempre facilita nuestra labor.

Porque, como dijo Mark Twain:

If you tell the truth, you don’t have to remember anything

Y ante la duda, acude a un truco que nunca falla: piensa en tus clientes, sé uno de ellos. ¿Qué trato te gustaría recibir de cualquier empresa con la que te relacionas?

Al final, tal y como explicó el expresidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) Juan Rosell:

Si las empresas quieren que se hable bien de ellas, tienen que hacer las cosas bien y comunicarlas adecuadamente

Y en este caso, el orden sí altera enormemente el producto: primero hacer y luego comunicar.


Enlaces relacionados:

Fuente de la imagen:. Pexels

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.