Portada del segundo número de la revista internacional de comunicación y política que edita Carep, y que puedes descargar directamente si pinchas sobre la imagen

Con nuestra reputación e imagen personal cada día más vinculadas a buscadores y redes sociales, parece evidente la enorme necesidad de trazar una estrategia que nos permita gestionarlas adecuadamente.

Este es el planteamiento del artículo que he escrito en el último número de la revista Carep Magazine, de la que participo también como coordinador.

A continuación, tenéis el texto íntegro:

“Eres aquello que Google dice que eres”

La cita, recogida del libro La comunicación política online, de Gianluca Giansante, refleja perfectamente la revolución que vivimos, especialmente en el ámbito de la comunicación, y que ha variado completamente la forma en la que nos relacionamos tanto en nuestro entorno privado como profesional.

Todos deberíamos preguntarnos ya (si no lo hemos hecho aún), qué dice Google de nosotros. De hecho, en EE. UU., por ejemplo, más del 50 % de la población se informa a través de buscadores y redes sociales.

La reputación, tal y como la entendíamos hace unos años, se ha trasladado de los contactos personales a la red. Si no lo tienes claro, piensa en dónde acudes cuando quieres comprar un producto, contactar con un profesional o comprobar las referencias de una marca.

La reputación, tal y como la entendíamos hace unos años, se ha trasladado de los contactos personales a la red Clic para tuitear

Y si hablamos de los buscadores deberíamos limitar nuestro campo de acción a Google, que concentra el 92 % de la cuota de mercado mundial (el 96 % en el caso de España y hasta el 97 % en Honduras).

Este contexto nos abre un universo de posibilidades, pero también presenta algunos peligros que es preciso conocer para gestionar adecuadamente.

Si existe una certeza es la imposibilidad de escapar de esta realidad.

¿Cuál es tu estrategia?

La pregunta que deberíamos hacernos es qué imagen queremos que internet nos devuelva, cómo podemos aprovechar este enorme potencial Clic para tuitear

Cualquier profesional o político debería diseñar una estrategia que le permitiera gestionar su reputación, ahora que se ha convertido en la variable más importante en cualquier empresa u organización, por encima de la visibilidad o la notoriedad que se buscaba sin descanso hace apenas unos años.

Las redes sociales, los blogs, los wikis… han democratizado la publicación y el acceso a la información. Ya no es posible controlar la información que se publica sobre una persona o institución.

La única opción es unirse a la conversación como uno más, para conocer qué se dice de nosotros, de nuestra marca, en qué tono, qué se nos demanda…

Las críticas, otro de los aspectos que más temores despierta entre empresas, directivos y responsables políticos, existen y seguirán existiendo independientemente de que seamos capaces de escucharlas o no.

Entonces, qué opción prefieres: ignorar lo que se dice de ti o conocerlo y aprender a gestionarlo hacia fuera (respondiendo a las alusiones, disculpándote si es preciso, mostrando un lado humano…) y hacia dentro (utilizando toda esta información, valiosísima, para mejorar procesos, corregir errores, cambiar conductas…).

De hecho, tal y como nos muestra durante los últimos años el barómetro que elabora la consultora de comunicación Edelman, la confianza y la credibilidad que depositamos en las instituciones están bajo mínimos. Cada vez -ya seamos consumidores, usuarios o ciudadanos- otorgamos menos valor a los mensajes institucionales, a las informaciones que empresas o profesionales realizan sobre sí mismos. Parecen obvios los motivos.

Las fuentes oficiales son sospechosas, y descontamos automáticamente su capacidad de influencia.

Frente a ellas emergen las personas anónimas, los usuarios de redes sociales, los participantes en chats…, a cuyo testimonio, recomendación de compra o simple sugerencia sobre un servicio o producto otorgamos la legitimidad que siguen buscando marcas e instituciones.

El panorama es apasionante para el que sepa aprovecharlo.

¿Estás preparado?


Fruto de la colaboración que mantengo con la agencia de comunicación Mosaiq, esta semana estaré en Honduras impartiendo varias charlas y cursos de formación a empresarios, profesionales, emprendedores y universitarios de este país centroamericano.

De hecho, el artículo es una introducción a uno de estos talleres que tendré ocasión de ofrecer.

Espero compartir con vosotros algunos detalles de esta experiencia.

Deja un comentario

Compartido