Errores y comunicación. Uso y abuso de los eufemismos

El lenguaje más efectivo es el que clarifica, no el que oscurece. Frank Luntz
Sé sincero. No mientas, nunca. George Lakoff
Especialmente en una situación de crisis, la palabra clave es más: más conversación con la comunidad afectada, más información y detalles en lugar de menos… Frank Luntz
El lenguaje de los políticos parece tener vida propia. En muchas ocasiones, está tan alejado de la realidad que hay que hacer un importante esfuerzo por tratar de entender lo que se nos está tratando de comunicar.
Frente a los principios básicos de la comunicación (sencillez, claridad, brevedad, sinceridad, honestidad…), algunos representantes públicos se empeñan en ir en la dirección contraria.
El resultado: una absoluta falta de credibilidad. Los ciudadanos no nos creemos su discurso y, lo que es peor, dudamos de sus verdaderas intenciones.
En una situación tan grave como la actual, las dificultades se multiplican. Y la falta de un plan detallado sobre lo que hay que hacer y sobre cómo explicarlo invita a la improvisación. Y en este punto, el apocalipsis se acerca.
En lugar de apostar por la explicación detallada, la pedagogía, el contexto, la empatía…, se opta por la oscuridad, la ocultación y la perversión del eufemismo.
A quién se le ocurriría denominar una subida de impuestos como “recargo temporal de solidaridad” o una amnistía fiscal, “gravamen a activos ocultos”.

Es más, ¿en qué medida este uso falaz del lenguaje contribuye a modificar la realidad que percibimos? En nada; el efecto es –desde mi punto de vista- el contrario al que se persigue.

Si la desconfianza hacia políticos y partidos es grande, desvirtuar el lenguaje y tratar a los ciudadanos como niños no contribuye, precisamente, a mejorar su percepción.

La comunicación debe estar al servicio de una estrategia, no puede ser la estrategia.
De lo contrario no solo no nos entenderán sino que perderemos la oportunidad de trasladar un mensaje creíble y sincero.
[El mal uso de los eufemismos no es patrimonio de la política. En publicidad, por ejemplo, también existe un catálogo más que notable de ejemplos: la semana pasada escuché un anuncio de jamón que se presentaba, no en lonchas sino, en formato loncheado. Ahí queda eso].
—————–
Enlaces relacionados: 
Y en este mismo blog:

2 Comentarios

  • Xavier
    Posted 01 mayo 2012 18:52

    Fantástico post. Como bien dices, el efecto es justo el contrario de lo que persiguen, y su credibilidad y confianza disminuyen con cada «jamón loncheado» que anuncian los políticos 😉
    Saludos!

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 01 mayo 2012 20:18

    Muchas gracias Xavier.

    Celebro que compartamos punto de vista casi tanto como lamento que los políticos ignoren, en ocasiones, el más mínimo sentido común en la comunicación de sus iniciativas o decisiones. En fin…

    Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.