TransparenciaCuanto más injusta es una organización, más teme a las filtraciones y más paranoicos se muestran sus dirigentes.

La censura desvela los puntos débiles, las grietas por donde liberar más información.

Para defenderse, la organización limitará o cerrará sus comunicaciones.

Si los gestores de los secretos no comparten secretos, siquiera con sus colaboradores, no pueden vigilar el entorno, responder a las amenazas ni adaptarse a los cambios.

Cuanto más opacos, más vulnerables.

Si impiden que circulen materias reservadas, no pueden recibir ayuda.

Finalmente, y si todo va bien –para los de abajo–, esa organización colapsará; surgirán otras más transparentes que, con mayor capacidad de adaptación, competirán ventajosamente.

Las lecturas que se pueden realizar de esta visión son múltiples, pero deberían mover ineludiblemente a la reflexión (y a la acción) en ámbitos como la política o las administraciones públicas.

Y la comunicación, si existe una actitud previa favorable, debe ser la llave que arroje luz a las sombras y transparencia a la opacidad.

————————-

Extracto del artículo De Indymedia a Wikileaks y de Chiapas al Cuarto Poder en Red, Víctor Sampedro Blanc, en la siempre recomendable revista Telos

Revista Telos

Enlace relacionado: ¿Por qué incentivar el uso de las redes sociales entre los empleados?

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.