El requisito básico antes de comunicar

Se necesitan dos años para aprender a hablar y 60 para aprender a callar, Ernest Hemingway

Solemos apreciar realmente algo cuando lo perdemos.

Y en estos momentos estamos en serio peligro de perder uno de los aspectos básicos de cualquier comunicación exitosa: la capacidad de escucha (activa).

Parte de la saturación informativa que vivimos se aligeraría si supiésemos escuchar. Más allá de la necesidad de filtros y de aguzar nuestro sentido crítico, se requiere -indudablemente- una nueva capacidad de escucha.

Que nos permita comprender lo que se dice y por qué.

Frente al ruido, silencio. Ante la sobreinformación, reflexión.

Se impone una nueva forma de enfrentarnos al entorno desquiciado que vivimos; frente al ruido, silencio. Ante la sobreinformación, reflexión #comunicación Clic para tuitear

Porque los riesgos son numerosos:

  • Los sesgos cognitivos (que nos hacen ver y oír, solo aquello que queremos ver y oír).
  • Las distracciones del mundo en el que vivimos: ruido, excesivo volumen de informaciones, multitarea, notificaciones continuas…
  • Y nuestro perenne narcisismo que nos empuja a hablar, a comunicar, cuando lo más prudente en muchas ocasiones es escuchar y callar.

La mejor decisión es la que nos hace hablar únicamente cuando tenemos algo valioso que aportar.

I never learned anything while I was talking, Larry King

Nunca aprendí nada mientras hablaba

Ya que, tal y como ocurre en muchas otras facetas de nuestro tránsito digital,

La mejor tecnología es escuchar mucho al cliente, hablar mucho con él, Juan Roig


Artículo inspirado en:

Active listening: the master key to effective communication

Fotografía: Pexels

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share