El protagonismo de las habilidades emocionales en comunicación

 

Las llamadas soft skills (habilidades emocionales) se han endurecido.

El tiempo, como a los buenos vinos, les ha sentado bien.

Cada vez más valoradas en muchos ámbitos empresariales, son imprescindibles en comunicación.

Las habilidades emocionales (soft skills), imprescindibles en #comunicación, son cada vez más valoradas en muchos otros ámbitos Clic para tuitear

Deberían formar parte del ADN del profesional, hasta el punto de marcar el baremo para saber si alguien puede o no dedicarse a la comunicación.

¿Tienes empatía, capacidad de escucha, mano izquierda, honestidad, eres capaz de ponerte siempre del otro lado (ya sean empleados, clientes, sociedad)…?

Si la respuesta es afirmativa, adelante. Sé bienvenido.

Si no, quizá deberíamos ir buscando otra ocupación.

Solo a partir de estas habilidades, habitualmente segundonas y poco valoradas, adquieren auténtico valor nuestros conocimientos, capacidades y experiencias.

Con ellas somos capaces de generar confianza, ser auténticos, atraer lealtades.

Pero existe un problema grave, más allá de la escasa atención que habitualmente les prestamos.

No se enseñan. Ni en el colegio, ni en la universidad, ni siquiera en los centros de trabajo.

De hecho, es la gente, sus valores, y no los planes de negocio la que permite a las empresas tener éxito.

Lo único que garantiza el éxito de las empresas es la manera de tratar a sus empleados, José M.ª Gasalla

Tal y como ocurrió con la esencia de la comunicación, que hace ya mucho tiempo que desbordó el departamento de comunicación, deberíamos aplicar estas (nuevas) habilidades a toda la organización.

Imprescindibles, para los profesionales de la comunicación; y cada día más necesarias para el resto.


Artículo inspirado en Why ‘soft skills’ in PR are anything but

Fotografía: Pixabay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.