Fuente de la imagen: Freepik

La comunicación ha cambiado, mucho; pero aún tiene que seguir adaptándose a los tiempos que vivimos.

Las certezas de hace unos años se han desmoronado y ahora, con suerte, podemos intuir algunos de los próximos pasos, quizá la dirección en la que debemos caminar.

Suerte que genios como Elon Musk nos iluminan.

Recogía recientemente Ragans PR Daily un correo electrónico que Musk había enviado a los empleados de Tesla, en el que les invitaba, les pedía, que rompieran la cadena habitual de mando en sus comunicaciones y se dirigieran a cualquier persona dentro de la compañía, incluyendo al responsable de su responsable o a él mismo, para solucionar problemas, de un modo más rápido y eficiente.

Impecable en su planteamiento, sencillo de enunciar, aunque bastante difícil -creo- de poner en marcha.

Este tipo de iniciativas no son, desde luego, para todo el mundo. Conozco más de una y más de dos organizaciones que entrarían en descomposición solo con nombrar esta posibilidad 😃 Sin contar con los posibles problemas cardiacos añadidos de algunos responsables cuando se enteraran de la noticia 😅

Pero estamos hablando de Tesla y de Elon Musk, obra y artista, que han demostrado ser capaces de irrumpir en un mercado tan tradicional, anquilosado y pétreo como el de la fabricación de coches y ponerlo ruedas arriba.

Por eso, me sorprendieron enormemente las reacciones de los profesionales de la comunicación consultados que trasladaban su opinión sobre esta iniciativa. Algunos hablaban directamente de ‘caos’ o ‘desastre’.

En cierta medida el desastre y casi el caos llevan tiempo instalados en muchas organizaciones precisamente por lo contrario: por crear pequeños reinos o repúblicas independientes en cada departamento, donde la información debe luchar para salir de los silos en los que ha sido confinada, lo que provoca que la empresa sea incapaz de reaccionar y adaptarse a los cambios que le demanda la sociedad.

El caos en una empresa viene por limitar el flujo de información, no por promover la #comunicación Clic para tuitear

Trasladar automáticamente iniciativas como esta, por excelentes que sean, es una invitación a cometer errores graves. Cada organización es diferente y requiere fórmulas distintas que se adapten a su esencia, a su cultura corporativa.

Pero no me negaréis que da gusto toparse con ellas.

Por mucho que algunos se sigan empeñando en vivir en el pasado, el futuro ya está aquí.

En #comunicación, por mucho que algunos se empeñen en vivir en el pasado, el futuro ya está aquí. Clic para tuitear

Deja un comentario

Compartido