El ABC de la comunicación: sencillas reglas que nunca fallan

4 Comentarios

  • Susana de Pablos
    Posted 16 diciembre 2010 10:20

    Lo primero que me ha venido a la cabeza al leerte, Luis Miguel, es el refrán que dice algo así: se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Es una regla de oro para la vida y, sobre todo, para la comunicación corporativa. Por eso comparto absolutamente la opinión de José Antonio Llorente, también en lo relativo a la «construcción» de la reputación empresarial, que en el ámbito «online» yo denomino la «redputación». Enhorabuena por el post.

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 16 diciembre 2010 14:34

    Muchas gracias por tu comentario Susana y bienvenida a este espacio. Lo que debería ser «una regla de oro», tal y como comentas, no deja de ser un aspecto que muchas empresas descuidan o ni siquiera se plantean: la necesidad de construir en torno a valores como la sinceridad o la transparencia su imagen de marca. Un saludo.

  • Carlos Bulmaro Espinoza Parra
    Posted 16 diciembre 2010 17:48

    Interesante tu post Luis Miguel, en estos últimos meses me ha surgido una inquietud y preocupación con respecto a si las instituciones y sus cabezas realmente le están dando la debida importancia a la gestión de la reputación a través de una adecuada y cada vez más necesaria implementación del DIRCOM en el ambiente organizacional. Al parecer los empresarios piensan que todo es vender, vender y vender y por ello vuelcan sus esfuerzos hacia ese sentido y descuidan los más importante: la construcción de relaciones y confianza a través de la comunicación interna y externa (escuchar y hablar). Considero están resultando, en cierta medida, insuficientes los esfuerzos de ciertas organizaciones de directivos de comunicación por difundir el verdadero valor de la comunicación institucional y la figura del DIRCOM.

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 16 diciembre 2010 22:44

    Incluso si el afán de muchos empresarios fuera únicamente vender, la comunicación puede jugar un papel primordial como herramienta de gestión; a nivel interno, como elemento de cohesión, de aumento de la competitividad y la productividad y de la mejora del clima laboral y a nivel externo, como medio para trasladar una imagen acorde con los valores empresariales.
    El problema, creo, es que en muchas ocasiones no se confía en la comunicación como elemento estratégico. Muchas gracias Carlos por tu comentario y enhorabuena por tu nuevo blog

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.