¿Cuál es la gran lección que nos deja la revolución digital?

 

Frente a lo que se pueda pensar, la gran lección de la revolución digital no viene de la tecnología, tiene que ver con las personas.

Ellas son las auténticas protagonistas. De ellas parten todas las creaciones que han dado la vuelta al mundo tal y como lo conocíamos y hacia ella se dirigen, cuál pescadilla que se muerde la cola, todas las innovaciones.

La dificultad parece estribar en situarlas en el centro. Ya lo son dentro de las élites que dirigen el proceso creativo pero no tanto como destinatarias de una revolución a la que, en muchas ocasiones, asistimos como meros observadores, pacientes.

Un reciente artículo de McKinsey recogía una encuesta realizada a más de 70 responsables de recursos humanos (lástima que la revolución no haya permitido aún cambiar una denominación tan desafortunada) sobre cómo mejorar la experiencia de los empleados para poder mejorar, obviamente, su desempeño y generar más beneficios .

La conclusión es que hay que volver, no sé en qué momento alguien decidió abandonarla, a una política centrada en los empleados.

  • El 90 % trasladó la necesidad de favorecer una comunicación más directa y profunda con los empleados.
  • El 98 %, su deseo de conocerlos con mayor detalle, para favorecer sus diferencias y capacidades.

Se requiere mayor autonomía y capacidad para tomar decisiones, mejores y -sobre todo- más rápidas.

Y se requiere, ahora más que nunca, acudir al talento allí donde se encuentra. Es cada vez más difícil -qué mejor ejemplo que la comunicación- concentrar en una sola organización todas las capacidades necesarias para adaptarse a un entorno que cambia a cada segundo. Por lo que cada vez será más habitual acudir a empleados externos o empresas que colaboren en proyectos concretos por un tiempo determinado.

Si queremos apostar por esta (nueva) cultura, quizá deberíamos saber realmente qué es lo que quieren nuestros empleados.

La opción más sencilla, preguntárselo directamente.

Si queremos apostar por una (nueva) cultura en el seno de las empresas, quizá la primera opción sería preguntar directamente a los empleados qué es lo que quieren Clic para tuitear

Fotografía: Pexels

El 23 de junio este blog cumple 11 añitos. Y quería trasladaros mi agradecimiento por este tiempo juntos, con la esperanza de que se prolongue mucho más. Un fuerte abrazo para el otro lado de la pantalla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.