Comunicarse de forma clara y sencilla, con o sin inteligencia artificial

 

La gente extraordinaria suele ofrecer lecciones extraordinarias.

Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI (ChatGPT para los amigos), publicaba recientemente en su blog un decálogo de pensamientos que deseaba que alguien le hubiera trasladado con anterioridad, quizá en esa universidad de Stanford en la que comenzó a estudiar, pero que pronto abandonó.

Sorprende por su sencillez, su minimalismo (casi tanto como la estructura del blog) y el enorme sentido común que destila.

Por ello, quizá no sorprenda tanto que muchos de ellos tengan su esencia en la comunicación y cuyo resumen perfecto es el número 6: Comunicarse de forma clara y concisa.

Cuántos errores y recursos ahorraríamos, si nos dedicáramos a intentar comunicar mejor.

Cuántos errores y recursos ahorraríamos, si nos dedicáramos a intentar comunicar mejor #comunicación Clic para tuitear

Pero es que, además, otros muchos aspectos a los que se refiere Altman incluyen:

  • Los equipos cohesionados (…) y un compromiso irrazonable son claves para conseguir las cosas.

Pocas herramientas más útiles que una buena comunicación interna para hacer equipo y lograr que determinados valores y motivaciones se compartan.

  • Los incentivos son superpoderes (…). Y no una herramienta arbitraria para premiar lealtades y sancionar desencuentros.

 

  • Lucha contra las tonterías y la burocracia cada vez que las veas (…). No permitas que el organigrama se interponga en el camino de personas que trabajan juntas de manera productiva.

En su lugar, especialmente en algunos sectores y organizaciones, el organigrama es sagrado y los procedimientos parecen más concebidos para asegurar el control y el poder de determinadas personas que para facilitar el trabajo del resto.

  • Porque, finalmente, el resultado es lo que realmente cuenta. Piensa ahora cómo se gestionan horarios, teletrabajo o incentivos en tu empresa…

 

  • Trabajar con gente estupenda es una de las mejores partes de la vida.

Vivir con gente estupenda debería ser casi nuestro único propósito.

Y lograrlo tiene que ver con la atmósfera que se genere en tu entorno laboral. La toxicidad de muchos ambientes no tiene por qué perpetuarse.

Piensa que hay otros entornos donde el talento llama al talento.

Y no es casual.


Ilustración: Freepik

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share
INSTAGRAM