5_opt               Comunicar o no ser, Enrique Sueiro               

– ¿Desde cuándo trabajas en esta empresa?

– Desde que amenazaron con echarme

Leer a Enrique Sueiro es siempre un placer. Aborda el análisis de los aspectos que influyen en una buena comunicación con el conocimiento y la experiencia de sus muchos años como  profesional y consultor…, con un estilo muy particular, alejado del ruido y las grandes palabras. Sabe intuir e inspirar.

En Comunicar o no ser se centra en el liderazgo y firma un auténtico manual de buenas prácticas en comunicación interna.

Algunos de los argumentos que se deslizan por el texto, enormemente recomendable, incluyen:

La comunicación, imprescindible

  • El difícil arte de la comunicación previene de muchos problemas y, ya producidos, ayuda a resolverlos o minimizar sus consecuencias. Así se consigue alisar el rizo
  • Un comienzo: Decir lo que se hace y hacer lo que se dice
  • La mejor comunicación no arregla la peor dirección
  • La mejor comunicación no arregla la peor realidad, aunque sí puede modificar su percepción
  • A la pregunta de empresas y directivos: ¿Qué podríamos hacer para que la gente no pensara que somos…? Para empezar, dejar de serlo

Estrategia

  • Acelerar permite llegar antes, pero también aumenta el riesgo de accidente
  • Abusamos del reloj y olvidamos la brújula

La comunicación como sexto sentido

  • Conciliar sentidos y sensibilidad: escuchar con vista, hablar con tacto, decidir con olfato, observar con oído y elegir con gusto
  • En vista del actual panorama social y profesional, no descarto que escuchar se convierta en una profesión

Lo importante no es lo que dices, sino lo que la gente entiende, Frank Luntz

  • Si no se entiende, falla algo (nuestra capacidad para explicarlo convenientemente)
  • Como la reacción de un autor el día del estreno: La obra, excelente; el público, fatal

Dirección y liderazgo

  • Gobernar no es lograr que la gente haga lo que tiene que hacer, sino conseguir que quiera hacer lo que tiene que hacer, Javier Fernández Aguado
  • Quien no dirige para servir, no sirve para dirigir
  • No mata el veneno, sino la dosis. Mal administrado, un medicamento puede matar. Y hasta la sustancia más inocua, como el agua, en grandes cantidades puede producir graves daños.

Transparencia

  • Cuando no hay nada que ocultar, lo mejor es no ocultar nada
  • La verdad es la mejor defensa para los honestos

Manejar los tiempos, el tono y las formas

  • Es preferible contar algo provisional a tiempo que algo completo tarde
  • Precisión al informar, corrección al redactar, rapidez al transmitir, lema de la agencia EFE
  • Los tres grados de la sabiduría: saber callar; saber hablar poco y moderarse en el discurso; y saber hablar mucho, sin hablar mal ni demasiado, el abate Dinouart
  • Cuando todo es importante, nada es relevante

El silencio

  • Hemos de hablar siempre que callar agrave la situación y callar, siempre que hablar empeore la situación

Y sobre motivación y la fuerza del ejemplo

¿Sabías que, a tu edad, George Washington era el primero de la clase?, trataba de motivar un padre a su hijo.

La respuesta zanjó el asunto: ¿Y tú sabías que, a tu edad, George Washington era presidente de EE. UU.?

Fuente de la primera imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.