La pasada semana tuve la oportunidad de charlar con un grupo de alumnos de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia), gracias a la amable invitación del profesor Luis Hernando Serrano.

Se planteó como una introducción al tema de comunicación y estrategia que abordarán dentro de su plan de estudios.

La presentación, que tenéis a continuación, recalca la importancia de vincular comunicación y estrategia como dos elementos indivisibles e ineludibles para tener éxito.

Porque en una época de cambio acelerado como la actual, la estrategia nos va a facilitar ser más flexibles para gestionar las incertidumbres (el cambio también cambia).

Sin estrategia, pasamos a formar parte de la estrategia de otros, Rafael Martínez, en El manual del estratega

 

If you don’t know where you are going, you’ll end up someplace else

Si no sabes dónde vas, terminarás en cualquier sitio, Yogi Berra

Para tener esperanzas de éxito en la elaboración y ejecución de nuestra estrategia, hemos de contar con dos elementos primordiales:

  • El apoyo inequívoco de la dirección…
  • Y del resto de la organización, que debe conocer, compartir e interiorizar la estrategia. [Hace mucho tiempo que la comunicación salió de las paredes del departamento de comunicación].

Hemos de ser conscientes, sin embargo, de que:

La mejor comunicación no arregla la peor realidad, aunque sí puede modificar su percepción, Enrique Sueiro

Tres sencillas preguntas pueden ayudarnos a definir nuestro plan:

  • Quiénes somos

Domino’s es una compañía tecnológica, disfrazada de una compañía de marketing, disfrazada de una compañía de pizzas. Patrick Doyle, expresidente de Domino’s Pizza

  • Adónde queremos ir
  • Cómo lo vamos a hacer

Vivimos en un mundo en el que se compite ferozmente no solo por productos o servicios, sino por lograr un pedacito de atención de nuestros públicos.

Y por ello, silenciar la voz de nuestra organización es una pésima apuesta. El silencio no puede ser la estrategia.

Debemos apostar por una comunicación:

  • Transparente. De hecho, vivimos ya en la era de la transparencia radical
  • Honesta. No podemos fingir aquello que no somos.
  • Sincera. La mentira es incompatible con la comunicación y hoy, prácticamente un suicidio.

En definitiva:

La mejor estrategia de relaciones públicas que una empresa puede tener es que sea sorprendida haciendo el bien. Y eso solo sucede cuando se hace el bien continuada y constantemente. Marcos de Quinto, en Notas desde la trinchera

Así que, la próxima vez que planteemos una acción de comunicación, parémonos antes a reflexionar si encaja en la estrategia.

O mejor aún, tracemos una estrategia en la que comunicación encaje desde el primer día.

La próxima vez que planteemos una acción de #comunicación, parémonos antes a reflexionar si encaja en la #estrategia. O mejor aún, tracemos una estrategia en la que comunicación encaje desde el primer día Clic para tuitear

 

 

 

 

 

Enlace relacionado: Comunicación sin estrategia, una estrategia demasiado habitual

Ilustración: Freepik

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share