ID-10056559_opt

Decir que la mayoría de los trabajadores se sentían avergonzados de trabajar allí era un eufemismo. No era ningún secreto que se sentían maltratados. Y si una empresa maltrata a su gente, os podéis imaginar cómo tratarán los trabajadores a los clientes. Simon Sinek, sobre la crisis de Continental Airlines

Estoy finalizando el libro del profesor y consultor Simon Sinek La clave es el porqué y me ha sorprendido gratamente el espacio y la atención que dedica a un tema tan poco reconocido habitualmente como la comunicación interna.

En el texto se analiza por qué algunas marcas son capaces de fidelizar a sus clientes y de crear legiones de admiradores a partir unos valores compartidos. No se trata del producto en sí, que puede ser objetivamente peor que otro, sino de lo que transmite, de la inspiración que supone. [En el libro se ponen los ejemplos de Apple o Harley-Davidson].

Entre alusiones y reflexiones sobre el liderazgo, la motivación, la manipulación, la persuasión o la inspiración, he rescatado algunos pasajes preclaros dedicados a la comunicación interna.

A tu médico no le mientes, así que a tus propios empleados, tampoco. Gordon Bethune, exCEO de Continental Airlines

Cuando Bethune llegó a la empresa, Continental tenía el peor promedio de puntualidad de las 10 mayores compañías aéreas de EE. UU. ¿Cómo lo solucionó? Propuso que cada mes que la empresa estuviera entre las 5 primeras, cada empleado recibiría un incentivo de 65 dólares.

Por primera vez los 40 000 empleados de la empresa trabajaron en la misma dirección. Se terminó la época en la que solo los jefazos disfrutaban de los beneficios. Esta pequeña paga se enviaba, además, en un cheque, diferenciado de la nómina, con un mensaje bien sencillo, símbolo de una victoria común: «Gracias por ayudar a que Continental sea una de las mejores».

El coste aparente: 2,6 millones de dólares. El coste real: un ahorro de 2,4 millones de dólares, ya que el retraso crónico suponía 5 millones de dólares mensuales en gastos (pérdidas de conexiones, noches de hotel para clientes…).

Ahorro, motivación, compromiso y mejor servicio. ¡Hagan cuentas señores!

Porque una empresa no deja de ser una cultura, una filosofía. Un grupo de personas en torno a unos valores y creencias comunes. No son los productos o servicios los que las unen, ni su tamaño, ni sus resultados…

Y ahí se produce otro error habitual en muchas empresas: contratar a personas por sus habilidades, capacidad profesional, y no por compartir una forma de pensar y unos valores con la empresa.

Las habilidades se pueden enseñar pero la actitud se tiene… o no se tiene.

Las grandes empresas no contratan a personas cualificadas y las motivan, contratan a personas ya motivadas y las inspiran

Cuando los empleados sienten que encajan, el éxito está garantizado. Trabajarán mucho y bien y buscarán soluciones innovadoras, pero no lo harán por la empresa, lo harán por ellos mismos.

En sentido inverso, el más habitual, la ecuación funciona exactamente igual.

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

5 Comentarios

  • Paola
    Posted 18 junio 2015 18:16

    Wow me quedo con esta frase: las grandes empresas no contratan personas cualificadas y las motivan, contratan personas motivadas y las inspiran…que cierto es esto y que diferencia abismal marca en la actitud de las personas

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 18 junio 2015 21:02

      Y, consecuentemente, en los resultados individuales… y colectivos.

      Muchas gracias, Paola. Un cordial saludo!

  • Franco Baldissare
    Posted 22 junio 2015 15:46

    Saludos Luis, excelente post. De hecho, de los mejores que he leído en los últimos días. Lejos. Me quedo con esta frase que creo resumen parte importante de lo que representa la cultura en la organización:

    "Y ahí se produce otro error habitual en muchas empresas: contratar a personas por sus habilidades, capacidad profesional, y no por compartir una forma de pensar y unos valores con la empresa."

    En muchas organizaciones la ineficiencia es parte de la cultura y mucho tiene que ver la contratación. Si no puedo realizar un cambio cultural con el staff que tengo, a veces hay que apelar a contratar colaboradores que compartan los valores organizacionales.

    Saludos!

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 22 junio 2015 16:32

      Muy amable, Franco, muchas gracias. Se habla mucho de la motivación y del compromiso del empleado pero raras veces se alude a la responsabilidad de la empresa, primero como responsable de la contratación (atracción del talento) y después como máxima interesada en incentivar la implicación (retención del talento) de los trabajadores con unos valores, dentro de un entorno laboral que favorezca el crecimiento personal y los resultados colectivos.

      Un cordial saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.