La semana pasada tuve ocasión de visitar los estudios de Capital Radio, invitado por Gabriel Gómez y Eduardo Castillo, para hablar sobre comunicación política.

La conversación, que se extendió durante algo más de 30 minutos y fue muy distendida y agradable, puedes reproducirla a continuación en el podcast del programa After work, que cada miércoles reserva un espacio para la comunicación:

 

 

Algunos de los temas que aparecieron, y sobre los que ofrecí mi opinión, fueron:

  • Un nuevo escenario para la comunicación (política)

Vivimos una etapa revolucionaria en la que nos han cambiado, de repente, los papeles y el escenario. Muchos políticos aún no se han dado cuenta y continúan empleando unas fórmulas caducas, lejos de las crecientes demandas ciudadanas de mayor transparencia, colaboración… Y la necesidad de que se tenga en cuenta su voz, no solo su voto.

  • El papel de las redes sociales

Gracias al entorno digital, es posible conocer la opinión de los ciudadanos sobre cualquier tema. Antes era necesaria cierta actitud y disposición para “patearse el pueblo” y entrevistarse con los vecinos, ahora se puede realizar con mucho menos esfuerzo. Pero es precisa cierta capacidad y actitud por parte de los políticos.

  • Las nuevas generaciones y la política

Las nuevas generaciones no entienden la política ni a los políticos. Y no es por falta de capacidad. No se reconocen en unas formas de gestionar y comunicar que se encuentran a años luz de sus hábitos. Los políticos no hablan su lenguaje y, lógicamente, se crea una barrera cada día mayor.

Las nuevas generaciones no se reconocen en una política que se encuentra a años luz de sus hábitos Clic para tuitear
  • Los mensajes y su adaptación al nuevo entorno

El mensaje político tradicional de ‘venta’ de un determinado producto (partido, propuesta, líder) ya no tiene ninguna oportunidad de trascender. El ciudadano ya no compra este tipo de productos. En el momento en el que escuchamos uno, desconectamos automáticamente.

Por eso es tan importante adaptar el lenguaje y el tono del mensaje al público y al medio al que nos dirigimos. Y por ello, es preciso integrar las redes sociales (no solo las herramientas, sino todo lo que implican en cuanto a su uso) en la comunicación de partidos y políticos.

  • El papel de la televisión

Su repercusión es cada día menor. Continúa siendo el medio más influyente pero pierde paulatinamente importancia en favor de otros canales, como las redes sociales.

La TV es el medio político más influyente pero cada día menos, frente a los medios digitales Clic para tuitear

Incluso para los programas tradicionales, dirigidos a un público tradicional, es preciso utilizar un nuevo lenguaje, más sencillo, más directo…

  • Trump y el éxito de su comunicación personal

Al margen de consideraciones políticas y personales, buena parte del éxito de Donald Trump puede atribuirse a su apuesta por una comunicación directa, desprovista de filtros, a través de los medios sociales.

Parte del éxito de Trump viene de su apuesta por una #comunicación directa, desprovista de filtros Clic para tuitear

Utilizó Twitter como altavoz mediático para lanzar su discurso sin distorsiones y evitar a los grandes medios tradicionales, en su inmensa mayoría contrarios a su candidatura y perfil personal.

  • Cuál debería ser la red social favorita para los políticos

No existe una respuesta válida. Depende, de la estrategia personal y política de cada persona. Twitter, por ejemplo, ofrece unas posibilidades de interacción únicas pero otras, como Instagram, pueden permitirnos un excelente juego si tenemos afición e interés por la fotografía.

Un nuevo escenario, en definitiva, que requiere una nueva actitud, lenguaje y tono. Y al que los políticos actuales parecen no terminar de adaptarse.

El tiempo corre y las demandas ciudadanas aumentan… ¿Habrá un punto de no retorno?

Imagen diseñada por Freepik

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido