En tiempos de crisis, apuesta por la comunicación interna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En tiempos de crisis, la comunicación siempre por arrobas. Dicho de otro modo: mejor pecar por exceso que por defecto.

Y siempre, en primer lugar, la que debería ser la gran triunfadora de la pandemia que vivimos, la comunicación interna. [Ya veremos si somos capaces de sacar alguna lección].

Parece claro que en tiempos de zozobra buscamos la figura de un líder. Y la fórmula más efectiva de vincularnos con él es siempre la comunicación.

Pero se requiere un esfuerzo adicional. Incluso las compañías que han incluido entre su estrategia la comunicación interna están necesitando un empujón para adaptarse a este nuevo contexto:

  • La salud, el bienestar físico, ha pasado a ser una prioridad, real. Y con ella, la empatía debe ser un elemento básico que permee todas nuestras informaciones.

Un acompañamiento que traduzca la preocupación real de la empresa por el bienestar de sus trabajadores, por delante de otras prioridades.

A partir de ahí, es mucho más sencillo fortalecer el sentimiento de pertenencia a un equipo, a una organización, a unos valores.

  • Frente a la desinformación (información intencionadamente manipulada) y la sobreinformación (abundancia de información que nos ahoga y nubla nuestra capacidad crítica), es preciso -más que nunca- el faro de una comunicación relevante, interesante y útil.
Frente a la desinformación y la sobreinformación, es preciso -más que nunca- el faro de una comunicación relevante, interesante y útil Clic para tuitear

Las organizaciones deben ser capaces de ofrecer a sus empleados esa información que guíe sus pasos en todo momento, que traduzca las novedades normativas, las condiciones para la vuelta a la normalidad o los nuevos protocolos con un lenguaje sencillo, claro y directo.

  • Las rutinas han dejado de serlo. Nos enfrentamos a situaciones nuevas, que requieren nuevas fórmulas de trabajo, de relación…

Con la comunicación, nuevamente, en el centro como fórmula que aúna empatía, necesidades, moral, productividad… Una fórmula perfecta.

La #comunicación aúna la fórmula perfecta (empatía, necesidades, moral, productividad) para ser una apuesta ganadora, también en tiempos de crisis Clic para tuitear

Pero no basta con ser conscientes de las necesidades, de los cambios que hemos vivido.

Hemos de ser capaces de mejorar, de seguir apostando por más y mejor comunicación.

Y para ello nada mejor que el ejemplo:

Como dijo en su momento Warren Buffet:

Cuando baje la marea sabremos quiénes se han bañado sin traje de baño


Enlaces relacionados:

PRSA chief: always communicate compassion and civility

COVID-19: What’s changed (and has not) about internal communication

How to keep remote workers engaged, motivated and inspired

Fotografía: Freepik

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.